Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brown: "No voy a claudicar, no voy a salir huyendo"

Gordon BrownCNN+
Los malos resultados electorales del Partido Laborista se unen a la oleada de dimisiones en el Gobierno poniendo al primer ministro británico en la cuerda floja. Dos nuevos miembros del Ejecutivo de Gordon Brown, uno de ellos un ministro, han expresado su intención de abandonar el gabinete poco antes de que el primer ministro diese a conocer la remodelación con la que aspira a recuperar autoridad.
"No voy a claudicar, no voy a salir huyendo", ha afirmado Brown en una rueda de prensa ante las numerosas peticiones de dimisión por parte de gran parte de la clase política, incluso de su propio partido. "Si yo no pensara que soy la persona adecuada no estaría aquí" ha afirmado con contundencia el mandatario británico.
Además Brown descarta adelantar las elecciones pese a los malos resultados cosechados por su partido en los comicios locales. Según una proyección de la BBC, si los resultados registrados hasta ahora en los comicios celebrados el jueves se extrapolaran a unas elecciones generales, los "tories" obtendrían un 38 por ciento de los votos, frente al 23 por ciento de los laboristas y un 28 por ciento de los liberales.
Medio Gobierno abandona
El ministro de Transportes, Geoff Hoon, profundamente afectado por el escándalo de los gastos parlamentarios, y la titular de Vivienda, Margaret Beckett, decidieron dejar el Ejecutivo, si bien los motivos que los llevaron a tomar esta determinación no estarían relacionados con la supuesta rebelión orquestada para propiciar un recambio de liderazgo.
En el primer caso, Hoon trasladó su "apoyo" a Brown y aseguró que su decisión responde a su interés por pasar más tiempo con su familia, una justificación ya empleada por el ministro que esta mañana había expresado también su intención de dejar el Gobierno, el titular de Defensa, John Hutton.
En consecuencia, Brown ha visto cómo la precipitación en la reestructuración que en principio preveía acometer el lunes le ha permitido ganar ciertos apoyos al menos en el Ejecutivo y cortar la sangría de renuncias que amenazaba con dar poder a los diputados rebeldes que habrían iniciado ya una campaña para desalojarle del número 10 de Downing Street.
Así, hasta ahora ningún miembro del Gobierno ha seguido los pasos del titular de Empleo, James Purnell, quien ayer al cierre de los colegios anunció su dimisión y pidió al mandatario que haga lo mismo "por el bien del Laborismo".