Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bree Boyce, de adolescente obesa a Reina de belleza

Bree Boyce odiaba las clases de gimnasia y usaba camiseta grandes para disimular sus 106 kilos, pero un día decidió cumplir su sueño y salió a conquistarlo.

Son las palabras de esta joven que bajó 50 kilos en tres años para competir con las chicas más guapas de Carolina del Sur y ganar. Ahora, quiere demostrar que su vida sirva de ejemplo.
"Luché durante años con mi peso -cuenta Boyce-. "Muchas niñas admiran a las reinas de belleza porque quieren ser como ellas y parecerse a ellas". Sin embargo, Boyce asegura que "todos somos únicos y todos somos diferentes y ninguna persona va a parecerse a otra. Y alguien puede ser de una saludable talla 6 o de una talla cero no saludable".
Su experiencia de adolescente obesa a reina de belleza no fue simplemente perder peso o de ir de un extremo a otro. Ella lo dice con más claridad:
"Se trata más de dar un buen ejemplo para las generaciones más jóvenes. Si tienes un sueño, ve por é l. No dejes que las percepciones de los demás te detengan".
A lo largo de su infancia, Boyce vio de cerca cómo su hermana mayor competía en concursos de belleza. Ella secretamente esperaba un día poder participar. Cuando llegó a la adolescencia, intentó muchas dietas para bajar de peso, pero siempre volvía a caer en sus viejos hábitos.
“Pensé que este era el cuerpo en el que iba a vivir y que no había nada que pudiera hacer", contó Boyce.
Sin embargo, cuando los problemas de salud comenzaron a aparecer a causa de su obesidad, Bree tomó conciencia y empezó a evitar la comida basura y a hacer ejercicios.
"Es un proceso de aprendizaje, de aprender un estilo de vida, y mucha gente piensa que es algo  rápido, de la noche a la mañana. Y no lo es en absoluto. Se necesita tiempo. A mí me tomó tres años".