Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Bosco vuelve a la colección permanente del Prado en el "selecto grupo con sala exclusiva"

Los cuadros de 'El Bosco' regresan a la colección permanente del Museo del Prado, tras formar parte de la exposición del V centenario del autor holandés que ha batido el récord de visitas de la pinacoteca, dentro del "selecto grupo" de pintores con una sala exclusiva, para "ganar fluidez en las visitas y evitar aglomeraciones".
Así lo ha explicado a un grupo de periodistas el director adjunto de Conservación e Investigación del Museo del Prado, Miguel Falomir, quien ha resaltado la importancia de esta "recolocación" de la pintura flamenca del siglo XV y XVI dentro de la pinacoteca.
El Museo del Prado dedica en exclusiva la sala 56 A a las obras del Bosco, espacio que antes compartía con los también artistas flamencos Pieter Brueghel el Viejo y Joachim Patinir.
Las obras tanto de Brueghel como de Patinir han pasado a una sala contigua, donde la gente podrá contemplar estas pinturas --como 'El triunfo de la muerte' o 'El paso de la laguna estigia" que antes, junto a las del Bosco, "estaban ignoradas". "Se tratan de cuadros excepcionales que se veían perjudicados", ha reconocido Falomir.
El propio Falomir ha reconocido que la idea de dejar una sala del Prado en exclusiva al Bosco --privilegio que "solo tiene un grupo reducido de artistas" como Velázquez, Goya, Tiziano, Rubens y El Greco-- surgió a medida que crecía el número de visitantes de la exposición.
"Era algo que siempre habíamos tenido la idea de hacerlo, pero hasta ahora no nos habíamos atrevido. Una de las virtudes de las exposiciones es esa, la de hacer ensayos, inventar y arriesgar y ahora hemos dado el paso. Lo que no podíamos era volver a la situación anterior", ha explicado Falomir en declaraciones a Europa Press, en alusión al récord de visitas de la exposición del V Centenario.
Con la nueva disposición de la sala, obras como 'El jardín de las delicias', el 'Carro del heno' o la 'Adoración de los Magos' se exhiben junto a otras obras del artista holandés, como la 'Extracción de la piedra de la locura'.
El director adjunto de conservación ha recordado que a día de hoy, El Bosco es el pintor del museo del Prado con el que los visitantes "pasan más tiempo" delante de sus obras, más aún que con las de Velázquez o Goya. "Casi el 99% de los que visitan el museo pasan por esta sala", ha destacado Falomir, quien también ha indicado que este tiempo invertido ante las obras llevó a pensar a los responsables de la exposición del V centenario que no se batiría el récord de visitas del museo.
RÉCORD DE VISITAS Y NUEVAS SALAS EN 2017
La exposición del Bosco ha congregado un total de 589.692 personas, lo que ha supuesto la mayor cifra de visitantes para una muestra del museo, "ligeramente por encima" de una exposición de Sorolla. "Estaba también el 'mito' de la exposición de Velázquez, que probablemente la superara, pero no había un recuento fiable de entradas todavía", ha admitido.
Tras esta reorganización, el museo dispone de seis salas (dos dobles) con pintura flamenca del siglo XV y XVI --con Antonio Moneo como principal representante-- y está a la espera de completar la colección con otras ocho salas de pintura flamenca del XVII, que estarán habilitadas en la segunda planta norte durante el año 2017, tal y como ha avanzado Alejandro Vergara, jefe de Conservación de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte.
NUEVA ILUMINACIÓN
Otra de las novedades es que estas salas contarán con un sistema de luminarias Led como una nueva fase del proyecto integral 'Iluminando el Prado/Lighting the Prado', patrocinado por la Fundación Iberdrola.
Vergara ha reconocido que el nuevo visitante puede "sentirse raro" al entrar, ya que las salas tienen un tono más frío respecto al anterior iluminado, si bien el resultado "es bueno" para las pinturas. "Además, consumen menos y generan menos calor, con una nueva iluminación frente a otra que está dejando de existir en el mercado", ha concluido.