Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Borja Ortiz reflexiona sobre el perdón en Los Gondra (una historia vasca): "Es fácil juzgar desde el futuro"

La Sala Francisco Nieva del Teatro Valle-Inclán de Madrid acoge este miércoles 18 de enero el estreno absoluto de 'Los Gondra (una historia vasca)', "un viaje a la semilla" de la familia del autor en más de cien años de historia del País Vasco con el que reflexiona sobre el perdón.
"Es fácil juzgar desde el futuro, cuando uno sabe cómo terminan las cosas, pero cuando uno vive esos momentos no es tan fácil decidir", ha señalado el dramaturgo durante una entrevista concedida a Europa Press con motivo de la puesta en escena de esta obra, que se mantendrá en cartel hasta el próximo 17 de febrero, y en la que él mismo interpreta un papel.
Esta obra se centra en tres momentos concretos: una boda en 1985, una romería del 15 de agosto de 1940 y una cena de Nochebuena en 1898. En cada uno de ellos, el espectador descubrirá que los secretos que la familia no desvela tienen su origen en algo acontecido en la generación anterior, unos "silencios y culpas no asumidas" por algo que ocurrió "en las guerras carlistas".
En los más de cien años de familia "desfilan todo tipo de personajes, ideologías posturas, identidades y clases sociales". En palabras del director, ha querido mostrar "un microcosmos que refleja el mundo", en el que se incluye la "tensión" que se produce cuando existe la obligación de tener "una determinada mirada".
A pesar de los momentos históricos que recorre esta obra, que incluye el terrorismo de ETA, el autor matiza que se centra en un lugar "humano y filosófico", y no en el contexto concreto de las épocas de las que habla, para cuestionar "cómo se puede perdonar la ofensa más terrible".
No obstante, admite que este relato coincide con el de otros autores, como es el caso de Fernando Aramburu, con 'Patria' (Tusquets, 2016) y Gabriela Ybarra, con 'El comensal' (Caballo de Troya, 2015), textos que no había leído antes de comenzar los ensayos y que cree necesarios hoy porque permiten hablar de "sentimientos", más allá de los hechos.
Preguntado por la posibilidad de diálogo y perdón tras la violencia del terrorismo de ETA, Ortiz de Gondra afirma no sentirse "autorizado" para hablar con esa "postura política" y puntualiza que 'Los Gondra (una historia vasca)' no es un "manifiesto político" ni una "toma de posición". Al contrario, se trata de una "historia personal" que, según narra, siempre ha contado de un modo u otro a través de sus personajes y que ahora, dos años después de alcanzar los 50 años, no quiere seguir escondiendo.
MENSAJE UNIVERSAL
Josep María Mestres es el encargado de dirigir esta obra, que cuenta con un total de diez actores que dan vida a varios personajes. Componen el reparto: Marcial Álvarez, Sonsoles Benedicto, María Hervás, Iker Lastra, Juan Pastor Millet, Francisco Ortiz, Pepa Pedroche, Victoria Salvador, Cecilia Solaguren, José Tomé y el propio Borja Ortiz de Gondra.
Según ha explicado a Europa Press, se trata de una historia "visualmente muy difícil" con una "complejidad casi cinematográfica", puesto que aborda varias épocas, aunque ha precisado que "no es un trabajo hiperrealista" porque han tratado de huir del costumbrismo.
En este sentido, el director describe la obra como un "espectáculo muy ambicioso" que guarda "la magia y la alquimia" en la manera de contar la historia de esta familia, cuyo relato es "emotivo y conmovedor". Por ello, aunque se centra en una familia y posee características muy personales e identitarias del País Vasco, guarda un "mensaje universal" con el que "cualquier espectador se sentirá identificado".