Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bono denuncia el bloqueo de los indignados al Parlamento catalán

José Bono ha confesado sentirse "absolutamente indignado" por la protesta del 15M frente al Parlamento Catalán. Otros parlamentarios y miembros del Gobierno central han mostrado su rechazo a la situación.
José Bono asegurado que "la soberanía popular se encuentra en las Cámaras" y que, por lo tanto "no se puede impedir la entrada a los diputados". De esta forma, ha justificado la actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado si es necesario al estar cometiendo los indignados, a su parecer, "un delito que está en el Código Penal".
"La fuerza pública está para legítimamente forzar a quienes quieren cometer el delito porque está en el Código Penal contemplado el impedir la entrada a los diputados. Es absolutamente inaceptable. Estoy indignado", ha aseverado.
En este sentido, Bono ha reconocido que de haber tratado de entrar al Congreso los indignados madrileños durante las sentadas que protagonizaron la semana pasada frente a la Cámara Baja, su posición hubiera sido la de permitir la carga policial para impedirlo. "¿Cómo van a entrar al hemiciclo? Ahí solamente se entra con el acta de diputado que otorgan los ciudadanos", ha señalado.
Aunque no ha querido señalar al vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ni a ninguna institución concreta como los responsables de frenar las protestas que considera ya "inaceptables", Bono ha afirmado que "sean unos o sean otros", habrá que actuar en caso de que sea necesario porque "por mucho que se quiera ser condescendiente el único imperio en un Estado de Derecho es el de la ley y no las emociones".
Asimismo, Bono ha querido mostrar su "solidaridad" con el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, por los insultos de los que fue objeto la pasada noche del lunes a las puertas de su casa y ha asegurado que tiene previsto llamarle para trasladarle en persona su "indignación".
Escondido en un furgoneta
Albert Rivera ha lamentado que "los de siempre", un grupo de entre 100 y 200 personas, estén detrás de los actos vandálicos. Por ello, ha considerado que tras los disturbios de este miércoles, desde las instituciones se debe hacer una profunda reflexión ya que hechos como los ocurridos "no se pueden permitir".
Según Rivera, la "violencia, escupitajos, manchas de pintura y patadas" que han recibido los diputados no tienen nada que ver con el 15M.
"He tenido que entrar en el Parlament en furgoneta y de escondidas", ha lamentado Rivera que, ante la imposibilidad de entrar en el Parlament, se ha refugiado junto los otros dos diputados de C's en la comisaría de la Guardia Urbana en la Estació del Nord.
Pero no ha sido Rivera el único parlamentario catalán que ha lamentado la situación vivida a las puertas del Parlament. Muchos han destacado su profunda "indignación" ante la deriva del movimiento del 15M.
"Hoy es el día más triste de mi vida parlamentaria", ha asegurado la popular Alicia Sánchez Camacho. En declaraciones a los periodistas justo tras bajar del helicóptero que la ha llevado al Parlamento catalán, la consejera de Educación, Irene Rigau, ha manifestado que está "muy triste y enfadada", mientras que la portavoz parlamentaria de ERC, Anna Simó, ha reivindicado su derecho a poder ejercer sus derechos y deberes como diputada.
Comunicado del PSC
En un comunicado, el PSC ha condenado "rotundamente el intento de paralizar las instituciones del autogobierno del país" y ha considerado que los hechos de este miércoles son inéditos, recordando que la lucha por la democracia se saldó incluso con vidas humanas durante el franquismo.
Por su parte, la presidenta del Parlamento catalán, Nuria de Gispert (CiU), ha resaltado que pese a todas las dificultades que han tenido los diputados durante la mañana de este miércoles, la cámara ha podido trabajar con normalidad.
"Agresiones a los representantes del pueblo"
Desde el Gobierno, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, ha avisado a los manifestantes que rodean el Parlamento catalán, procedentes del movimiento de los 'indignados', que si ellos son 2.000, los diputados catalanes a los que "insultan y agreden" han sido votados por 3.200.000 ciudadanos.
Aprovechando su intervención en el Pleno del Congreso en un debate con el secretario general de Esquerra Republicana, Joan Ridao, el ministro ha querido expresar su rechazo a los incidentes de Barcelona recalcando que "las agresiones y los insultos a los políticos son agresiones e insultos a los representantes del pueblo".
Jáuregui remarcó que la democracia no tiene alternativa, no hay contramodelo, y que se podrá perfeccionar pero no sustituir. "El desprecio a los partidos olvida que son ellos los que vertebran la democracia, los que aseguran que la soberanía pueda materializarse", recordó.