Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bono a Montoro: "Siéntese y no vuelva a interrumpir"

Tras llamar "inútiles" al Gobierno el pasado domingo en la localidad sevillana de Dos Hermanas, este miércoles, el portavoz económico del PP, Cristóbal Montoso, ha vuelto a la polémica en la sesión de control en el Congreso.
El presidente de la Cámara Baja, José Bono, ha mandado callar a Montoro, que había pedido intervenir en la sesión de control al Gobierno al sentirse aludido por unas palabras de la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández De la Vega: "Siéntese y no vuelva a interrumpir", fue la cortante respuesta que recibió el ex ministro.
En el curso de su debate con Soraya Sáenz de Santamaría en el Pleno del Congreso, la vicepresidenta alertó al PP de lo que considera predicciones "catastrofistas" de Montoro en materia económica. El ex ministro pidió hacer uso de la palabra en el hemiciclo para replicar por alusiones.
Bono le recordó que no podía intervenir en ese momento porque los grupos parlamentarios ya acordaron por unanimidad en la Junta de Portavoces que cualquier incidencia que tuviese que ver con alusión, debería plantearse al final de la sesión de control, después de formuladas todas las preguntas.
Montoso ríe y Bono pide respeto
Pero además, ya adelantó que, a su entender, Montoro no había sido aludido en los términos que contempla el Reglamento para responder (cuando se hubiere faltado al decoro, por ejemplo). "Vaya, hombre", replicó con incredulidad Montoro, sin poder contener las risas, lo que debió irritar más al presidente.
"Le ruego que respeten la autoridad de la Presidencia", espetó Bono. "Siéntese y no vuelva a interrumpir en contra de las decisiones que han sido adoptadas por la presidencia y por la Cámara. No tiene la palabra".
A la salida del hemiciclo, Montoro se quejó ante los medios de comunicación de que Bono no le hubiera dado la palabra en ese momento inmediatamente posterior a ser mencionado por De la Vega y calificó de "antiparlamentarismo" que se deje para el final de la sesión de control la posibilidad de contestar a las alusiones.
"No quedará ni el tato"
A su entender, cuando se hacen "alusiones tan claras" con "esas referencias a unas catástrofes" que hizo De la Vega, la persona aludida tiene "todo el derecho a responder" inmediatamente porque si no, "es vaciar completamente un debate parlamentario".
Al ser preguntado si consideraba que Bono no había sido parcial, recalcó: "Es este sistema que ha impuesto, que me parece completamente absurdo". El portavoz de Economía del PP confirmó que tomará la palabra al final pero "ya no habrá nadie". "Tomaré la palabra cuando en la Cámara no quede ni el tato de la manteca", lamentó.