Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Bolsa obtiene un mínimo anual al bajar un 3,8 por ciento

Así, el índice de referencia del mercado español, el Ibex-35, ha cedido 352,80 puntos, equivalentes al 3,8 por ciento, hasta 8.923,40 puntos, con lo que en la semana pierde el 5,33 por ciento y en el año un 25,26 por ciento.
En Europa, con el euro a 1,2005 dólares, poco antes del cierre de la bolsa española, Milán ha bajado el 3,79 por ciento; París, el 2,8 por ciento; el índice Euro Stoxx 50, el 2,8 por ciento; Fráncfort, el 1,85 por ciento, y Londres, el 1,65 por ciento.
Todos los grandes valores han bajado: BBVA, el 6,84 por ciento, la segunda mayor caída del Ibex, seguido de Banco Santander, que ha perdido el 5,78 por ciento, la tercera mayor bajada de este índice, en tanto que Iberdrola ha perdido el 4,62 por ciento; Repsol, el 3,11 por ciento, y Telefónica, el 2,56 por ciento.
El euro, en caída libre
El euro ha registrado este viernes su nivel más bajo frente al 'billete verde' desde julio de 2005 al cotizar a 1,2061 dólares, tras haber iniciado la jornada en 1,2162 dólares, ante los renovados temores de una crisis de deuda en otros países europeos al margen de Grecia, que lleva a máximos históricos los costes de asegurar las emisiones de deuda de países periféricos de la eurozona como España e Italia.
En el caso de España, la prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años ha establecido un nuevo máximo de 196 puntos básicos respecto al 'bund' alemán. De este modo, según los datos del mercado secundario de deuda, la rentabilidad de los bonos españoles a diez años escalaba hasta el 4,58 por ciento, frente al 2,62 por ciento de su homólogo alemán.
Por su parte, en vencimientos más a corto plazo, como el caso de la deuda a tres años, los inversores exigen a España una rentabilidad del 3,21 por ciento, en contraste con el 0,63 por ciento de los bonos alemanes a tres años.