Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Bolsa de nuevo al borde de los 10.900 puntos

El parqué madrileño ha cerrado la sesión con un comportamiento prácticamente plano, ya que el selectivo sólo se ha anotado un avance del 0,01%, que ha situado al Ibex 35 en el nivel de los 10.896,9 puntos, en una jornada muy volátil, marcada por los resultados empresariales, las referencias macroeconómicas y por la remodelación del Gobierno.
La sesión comenzó en negativo y el Ibex sólo logró cotizar en positivo durante unos minutos sobre la 13.00 horas, momento en el que llegó a superar los 10.900 enteros. Tras rebasar este nivel, el selectivo volvió a descender, aunque el tono positivo de Wall Street permitió al mercado español cerrar con un leve avance.
Las mayores subidas de la jornada han sido para Gamesa (+5,55%), OHL (+4,81%), ArcelorMittal (+2,30%) y Técnicas Reunidas (+1,40%). Banesto, por su parte, ha subido un 0,46%, seguido de Repsol YPF (+0,41%) y BBVA (+0,07%). En el lado negativo se han colocado Grifols (-1,57%), Abengoa (-1,21%), Banco Sabadell (-1,19%), Criteria (-1,09%), Ferrovial (-0,88%), Iberdrola (-0,1%), Banco Santander (-0,06%), Banco Popular (-0,04%) y Telefónica (-0,03%).
Las referencias macroeconómicas y los malos resultados de Morgan Stanley reforzaron hoy la tendencia vendedora de los inversores durante casi toda la sesión, que aún no han terminado de digerir la inesperada subida de tipos del Banco de China anunciada en la jornada de ayer.
El cambio no calma los ánimos
El cambio de Gobierno no ha servido para calmar el ánimo de los inversores, que continúan atentos a la evolución de los datos económicos, que hoy de nuevo han sido negativos.
Así, el déficit comercial en España alcanzó 34.991,4 millones de euros en los ocho primeros meses del año, lo que representa un incremento del 9,6% respecto al mismo periodo del año anterior.
No obstante, el Ibex finalmente logró invertir la tendencia al cierre a Wall Street, aunque el optimismo no fue suficiente para pudiera alcanzar la cota de los 10.900 puntos.