Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Berlusconi saldrá este jueves del hospital

El presidente del Gobierno italiano, Silvio Berlusconi, ha pasado su tercera noche en el hospital tras la agresión del pasado domingo con algunas molestias debido a los dolores. Así, será este jueves cuando abandone el hospital "San Raffaele" de Milán.
Por su parte, el médico personal del jefe del Ejecutivo italiano, Alberto Zangrillo, ha leído un nuevo parte médico sobre la salud del mandatario, en el que se pospone para este jueves su alta médica, prevista en principio para este miércoles. La decisión de prorrogar el ingreso del gobernante en el hospital ha sido tomada porque "perdura la sintomatología dolorosa".
Berlusconi fue alcanzado en la cara por una réplica en miniatura de la catedral de Milán, que le arrojó Massimo Tartaglia, de 42 años y sometido a tratamiento por problemas mentales, tras un mitin en la Plaza del Duomo de Milán. El golpe le ha producido a Berlusconi la rotura parcial del tabique nasal, de dos dientes y un profundo corte en el labio, que ha necesitado algunos puntos de sutura.
Obama espera que se recupere pronto
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha llamado este martes por la noche al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, para informarse de su estado de salud y desearle una "rápida recuperación", según un comunicado de la Casa Blanca. Obama ha encontrado a Berlusconi animado tras un ataque que calificó de "malvado".
El mandatario norteamericano también aprovechó la llamada para agradecer al jefe del Ejecutivo italiano el "liderazgo" mostrado en Afganistán y la contribución del país transalpino a la misión militar de la OTAN, informó el portal en Internet de los informativos TG de Italia.
Se dispara la venta del objeto
La reproducción en miniatura de la catedral de Milán con la que se agredió a 'Il Cavaliere' se ha convertido en uno de los souvenirs más fotografiados y comprados por los turistas. Se trata de una pequeña estatuilla de resina y yeso que mide 10 por 7 centímetros de base y 9 centímetros de altura.