Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Berlusconi, a examen en las elecciones regionales italianas

Silvio BerlusconiReuters
Más de 41 millones de italianos están llamados a votar entre este domingo y el lunes en las elecciones regionales, provinciales y municipales. En ellas se elegirán a los presidentes y alcaldes de 13 regiones, cuatro provincias y 462 municipios. Además, servirán para tomar la temperatura al Gobierno de Silvio Berlusconi, dos años después de su elección como primer ministro y cuando todavía quedan tres años para el final de la legislatura.
La campaña se cerró el viernes, caracterizada por las polémicas y la falta de contenidos y programas políticos. Aparte del acelerón dado por los partidos en los últimos dos días, en los que por primera vez se habló de temas como la reducción de la presión fiscal, el paro o la jubilación, el resto de la campaña ha ido saltando de polémica en polémica.
Todo empezó con los errores burocráticos cometidos por el partido de Berlusconi, el Pueblo de la Libertad (PDL), que presentó la lista de su candidata en el Lazio, Renata Polverini, con retraso y finalmente quedó excluido de las elecciones en esta región, aunque en realidad, la candidata podrá ser igualmente elegida a través de una lista cívica independiente.
Otra de las polémicas que han centrado la campaña ha sido la decisión de suspender todos los 'talk show' televisivos un mes antes del inicio de las elecciones, lo que ha sido fuertemente criticado, sobre todo por los presentadores de los principales programas de debate.
"Nadie ha hablado de temas concretos"

A ello se suma la investigación abierta contra Berlusconi por haber supuestamente presionado a los responsables de la televisión pública italiana, la Rai, y al regulador en materia de medios de comunicación, para que eliminaran el programa 'Annozero' del periodista Michele Santoro, debido a sus posiciones contrarias al 'premier'.
Todo esto y el hecho de que a lo largo de la campaña "nadie ha hablado de los temas concretos de la vida cotidiana que interesan a la gente" podría conllevar un "aumento de la abstención", ha asegurado el presidente de la sociedad de sondeos Ipsos, Nando Pagnoncelli, en una rueda de prensa con periodistas extranjeros celebrada esta semana.
Según el experto, la "tendencia general" que reflejan las encuestas es que "el centro-derecha lograría mantener alrededor de diez puntos de ventaja con respecto a los partidos de centro-izquierda".
Desciende la confianza en Berlusconi
Aun con todo, la confianza de los italianos en Berlusconi y su Gobierno habría empezado a disminuir a partir de enero de 2010, después del aumento registrado en diciembre de 2009 como "reacción psicológica inmediata" a la agresión sufrida por el 'premier' ante la catedral de Milán (norte), ha explicado Pagnoncelli.
Además del lógico combate que enfrentará a los partidos del centro-derecha con los del centro-izquierda, los analistas también hablan del "derby" que se jugará dentro del centro-derecha, sobre todo en los municipios, provincias y regiones del norte, en los que la Liga Norte, que actualmente es el principal aliado de Berlusconi en el Gobierno, podría obtener muy buenos resultados.