Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Berlusconi decreta el estado de emergencia

BerlusconiReuters
El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, ha asegurado a la cadena de televisión Sky que el terremoto de L'Aquila "no tiene precedentes en este nuevo milenio". Tras conocer la noticia de la tragedia, Berlusconi anuló el viaje que tenía previsto realizar a Rusia y decretó el estado de emergencia en la región.
"Algunos pueblos de la región han sido virtualmente destruídos", explicaba el presidente de la Cámara de los Diputados, Gianfranco Fini. Ello explica además de la brutalidad del seísmo, otra de las principales preocupaciones actuales del Gobierno, la búsqueda de un techo para las 50.000 personas que han perdido sus casas. El propio Berlusconi ha declarado, ya desde L'Aquila, que solicita ayuda a los hoteles de la costa adriática para acoger a los afectados.
El primer ministro italiano ha asegurado a los habitantes que el Estado garantizará "la ayuda necesaria a todos" y que ya se han puesto en funcionamiento todos los recursos para asistir a las familias afectadas. Por su parte, el presidente de la República, Giorgio Napolitano, se mostró "profundamente impactado" por la tragedia.
Condolencias internacionales
El presidente de EEUU, Barack Obama, ha expresado sus condolencias a las víctimas del terremoto. Obama confía en que los equipos de rescate "consigan llegar a tiempo para salvar víctimas".
El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, también ha enviado un "mensaje de condolencias y solidaridad" al primer ministro italiano. En la región se encuentran un total de 25 españoles, 23 estudiantes universitarios del programa 'Erasmus' y dos turistas, que ya han sido evacuados a Roma gracias a la labor del cónsul español.
La Comisión Europea o el presidente francés, entre otros, también han querido solidarizarse con el pueblo italiano y ofrecerse para aquello que pudiera ser necesario en las tareas de rescate.