Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Berlusconi abandona el hospital cuatro días después

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha abandonado ya el hospital San Raffaele de Milán, donde se encontraba ingresado tras resultar herido por una agresión el pasado domingo.
Berlusconi salió en coche del hospital, saludó con la mano desde su interior a los periodistas que se agolpaban a la salida y se dirigió a su residencia en Arcore, a las afueras de Milán, donde tendrá que pasar 15 días de total reposo, según las recomendaciones de los médicos. Berlusconi ha pasado una noche tranquila y los dolores que padece han disminuido.
El agresor, en la cárcel
El agresor, Massimo Tartaglia, que sufre desequilibrios mentales, le lanzó un souvenir de la catedral de Milán en plena cara, rompiéndole dos dientes y provocándole una fractura en la nariz y heridas en el labio y en la encía.
Tartaglia se halla ahora en la cárcel, después de que la jueza que se está encargando de las investigaciones preliminares, Cristina Di Censo, rechazara la petición de sus abogados, que habían solicitado trasladarle temporalmente a un hospital psiquiátrico.
Sin embargo, el padre del agresor, Alessandro Tartaglia, teme que su hijo pueda intentar suicidarse si permanece en prisión.