Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Benedicto XVI siente "vergüenza y remordimientos" por los escándalos sexuales de Irlanda

El Papa Benedicto XVI firmó el viernes la carta pastoral dirigida a los católicos de Irlanda con las directrices para prevenir y castigar abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes, una misiva cuyo contenido se ha dado a conocer este sábado.
Aunque Benedicto XVI ratificó con su firma la carta el 19 de marzo, coincidiendo con la festividad de San José, el Vaticano no ha divulgado el texto hasta este sábado, tras lo que el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, ha ofrecido un breve encuentro con los periodistas.
El Vaticano anunció que, una vez firmado, el documento pastoral será enviado a los obispos de Irlanda para que preparen su lectura en todas las iglesias de ese país durante los sermones del domingo
El Pontífice, que ha convocado a los obispos irlandeses al Vaticano en varias ocasiones, ha vuelto a manifestar su "profunda preocupación" por este escándalo provocado no sólo por los abusos cometidos por sacerdotes y religiosos en este país sino también por la implicación de los responsables eclesiásticos que, en lugar de facilitar el procesamiento de los culpables, habrían tratado de encubrirles para evitar que los casos salieran a la luz.
El caso fue provocado por la publicación de dos informes judiciales sobre los abusos sufridos por cientos de niños en las últimas décadas. Posteriormente, el escándalo se ha propagado a otros países europeos, como Alemania, Austria y Holanda, donde también han sido dados a conocer diversos casos de abusos en escuelas e instituciones católicas.
Contenido de la pastoral
El Papa Benedicto XVI ha anunciado en el documento pastoral que el Vaticano emprenderá una investigación formal de las diócesis irlandesas afectadas por los casos de pederastia y ha pedido perdón a las víctimas de los abusos sexuales cometidos por los sacerdotes católicos en Irlanda
Además ha garantizado que los culpables de tales actos responderán "ante Dios" y los tribunales, en lo que es la primera declaración pública formulada desde el Vaticano ante este tipo de acusaciones.
Benedicto XVI ha asegurado que sentía "vergüenza y remordimientos" por el sufrimiento experimentado por las víctimas de estos abusos. "Me perturba la información que ha salido a la luz sobre el abuso de niños y jóvenes vulnerables por los medios de la Iglesia en Irlanda. En particular por los sacerdotes y religiosos", ha declarado el Papa.
"Sólo puedo compartir la consternación y la sensación de traición que tantos de vosotros habéis experimentado al conocer estos actos criminales y pecadores y la forma en la que las autoridades eclesiásticas en Irlanda han manejado esta cuestión", ha asegurado.
De igual modo, el Papa ha anunciado su intención de reunirse en persona con algunas de las víctimas. "Habéis sufrido penosamente y lo siento mucho", ha declarado en la pastoral, firmada el viernes y que será leída el domingo en forma de sermón en todas las iglesias católicas de Irlanda.