Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Benedicto XVI demoró la expulsión de un sacerdote culpable de un delito de pederastia

El Papa permitió abusos a menoresCuatro/CNN+
El Papa Benedicto XVI demoró la expulsión del sacerdote estadounidense Stephen Kiesle, declarado culpable de un delito de pederastia, según se puede leer en una carta firmada por el Pontífice en 1985. La carta pertenece a su época como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que han hecho publica este viernes los abogados de las víctimas de los abusos cometidos por este sacerdote.
En la carta, redactada en latín, el entonces cardenal Joseph Ratzinger pidió al obispo de Oakland (California) más tiempo para considerar "el bien de la Iglesia" antes de tomar una decisión sobre la expulsión del sacerdote.
El documento forma parte de la correspondencia mantenida entre la diócesis de Oakland y el Vaticano sobre el caso Kiesle. La diócesis había recomendado la destitución del cura acusado de abusos sexuales en 1981, el año en el que Ratzinger fue nombrado jefe del organismo de la Iglesia al que compete la disciplina de los religiosos.
Ratzinger escribe en esta misiva que, a pesar de la importancia de las argumentaciones en favor de la destitución de Kiesle, le preocupaba "el perjuicio que puede causar en la comunidad de los fieles de Cristo, sobre todo considerando su joven edad".
El reverendo Stephen Miller Kiesle tenía 38 años cuando fue sentenciado en 1978 a tres años de libertad condicional por abusos contra dos jóvenes. Cuando cumplió la condena pidió la destitución y entonces la diócesis remitió el caso a Roma.
Proteger la reputación de la Iglesia
El portavoz de la diócesis de Oakland, Michael Brown, ha rehusado comentar el contenido de la carta, pero señaló que demuestran que su diócesis "actuó correctamente en 1978, ya que Kiesel fue retirado del ejercicio del sacerdocio en 1987".
Por otro lado, el ayudante del portavoz del Vaticano, Ciro Benedettini, ha dicho que "el entonces cardenal Ratzinger no encubrió el caso, sino que quiso estudiarlo con detenimiento por el bien de todas las personas implicadas".
El abogado de las víctimas, Jeff Anderson, considera que "lo que estos documentos demuestran irrefutablemente, es que el entonces cardenal Ratzinger, no solo demoró la expulsión de este sacerdote, sino que prefirió proteger la reputación de la Iglesia por encima del bienestar de los niños". Asimismo, Anderson ha explicado que los documentos no salieron antes a la luz porque los abogados estaban concentrados en demandar a la diócesis, no al Vaticano.