Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barreda justifica su recomendación de cambios en el Gobierno porque es "leal y sincero"

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha asegurado en Ledaña (Cuenca) que todo el mundo debe tener claro que es absolutamente leal con el Gobierno de España y con su presidente y que "la lealtad implica la sinceridad", por eso dice lo que piensa.
"Quiero que todo el mundo tenga muy claro que yo soy leal con el Gobierno de España, y la lealtad implica la sinceridad; no concibo que se pueda ser leal, y no ser sincero, y quiero que sepan mis paisanos que el gobierno de España y el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, contará siempre con mi lealtad, y por tanto con mi sinceridad", ha afirmado el jefe del Ejecutivo regional.
Cambios en el Gobierno
Barreda justifica así sus polémicas palabras del pasado martes, en las que reconocía la necesidad de llevar a cabo una remodelación en el seno del Gobierno central. El socialista aseguró que el cambio llegaría "tarde" en caso de realizarse en julio o septiembre, tras el periodo de Presidencia de España de la Unión Europea.
"El Gobierno debe de ser reformado inmediatamente", aseveró Barreda, antes de referirse a cambios "profundos" tanto en sus componentes como en la propia estructura, punto en el que criticó que hay ministerios que "apenas tienen actividad" y de los que se desconoce "para qué sirven o para qué se han creado".
Zapatero, camino a Estados Unidos
Mientras tanto, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ajeno a la polémica, viaja esta tarde a Estados Unidos para participar el próximo jueves en el Desayuno Nacional de Oración, junto con su homólogo norteamericano, Barack Obama.
Este viaje se produce dos días después de que la Casa Blanca anunciase que Obama no va a viajar a Madrid para participar en la Cumbre UE-EEUU, al contrario de lo que se pensaba en un principio.