Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España prevé una tasa de paro del 19 por ciento en 2010

No llegan noticias esperanzadoras contra la crisis económica. En esta ocasión, el Banco de España ha publicado el 'Informe de proyecciones de la economía española' que augura malos resultados para el presente ejercicio y el próximo.
La economía española sufrirá este año una "recesión profunda" de la actividad, de modo que el PIB registrará una caída del 3 por ciento en 2009 y un descenso del 1 por ciento en 2010, año en el que comenzará a registrarse una reanudación "incipiente" del crecimiento.
En materia de empleo, el organismo supervisor estima que la caída de la actividad conducirá a una disminución significativa del empleo, que descenderá un 5,2 por ciento en 2009 y un 2,1 por ciento en 2010, con lo que la tasa de paro se situará en el 17 por ciento este año y por encima del 19 por ciento el próximo ejercicio si no se toman medidas.
A pesar de que en 2010 el Banco de España espera que la actividad registre una caída del 1 por ciento, estima que la salida de la crisis comenzará en la segunda mitad del próximo año, cuando el PIB se estabilizará e, incluso, podría empezar a crecer de nuevo.
Aumentará el ahorro familiar

La caída del consumo se reflejará en un aumento de la tasa de ahorro de las familias, hasta situarse por encima del 16 por ciento, tanto en 2009 como en 2010.
A su vez, la inversión residencial también experimentará un descenso sustancial, con una caída del 12,9 por ciento de la inversión en construcción (-11,6 por ciento en 2010), aunque atenuará ligeramente su caída gracias al Fondo de Inversión Local, que podría tener un efecto positivo de tres décimas al crecimiento del PIB en el promedio de 2009 y 2010.
Moderación de precios
En cuanto a la inflación, medida a través del deflactor del privado, el organismo supervisor prevé que se sitúe en el 0,2 por ciento de media este año. Esta moderación de los precios frente al 3,8 por ciento del promedio del 2008 se debe, sobre todo, a la fuerte caída de los precios del petróleo y de otras materias primas en los últimos meses y a la debilidad de la demanda nacional.
Caerá más la vivienda
El escenario recesivo, añade el Banco de España, supondrá la disminución de algunos de los desequilibrios de la economía española. Así, la contracción del consumo privado en 2009 y 2010 dará lugar a una reducción del endeudamiento de familias y empresas, que podría descender cuatro puntos del PIB este año y otro punto adicional en 2010, pasando de estar situada por encima del 9 por ciento del PIB en 2008 al 4,4 por ciento en 2010.
Además, considera que el patrimonio neto de los hogares, que se habría reducido durante el pasado ejercicio como consecuencia del curso desfavorable del valor de los activos financieros e inmobiliarios, podría continuarcayendo a la luz del "supuesto de caída" del precio de la vivienda, generando un efecto riqueza negativo sobre el consumo y la inversión.
Aumento del déficit público
El Banco de España, que precisa que a corto plazo los riesgos de desviación de estas previsiones son a la baja, pero al alza a medio plazo, considera que en materia presupuestaria el margen de actuación disponible es "limitado", dado el rápido aumento del déficit público que se ha producido como consecuencia de una elevada sensibilidad de los ingresos públicos al menor crecimiento y del aumento del gasto público y de las medidas adoptadas para combatir la crisis.
Por todo ello, demanda planes de "consolidación presupuestaria" que permitan la reconducción de las finanzas públicas a la senda de estabilidad cuando la actividad vuelva a recuperar tasas positivas de crecimiento, así como ajustes estructurales necesarios que promuevan la mejora de la productividad a largo plazo y las inversiones productivas.