Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España pretende subastar CCM entre las cajas de ahorros en 6 meses

Logo de CCMReuters
Según han revelado a Noticias Cuatro fuentes del Banco de España, el rescate de Caja Castilla-La Mancha durará menos de 6 meses. Es el plazo que los interventores del Banco Central calculan que van a necesitar para dar una nueva "valoración objetiva" a la caja y sus propiedades. Los forenses contables del banco central van a reevaluar cuánto vale CCM como primer paso.
El segundo paso será sanear las cuentas de la caja con el dinero que necesite aportar el regulador bancario.
Según fuentes cercanas a la operación, tras esos meses de transición, llegaría la solución definitiva para la entidad. La caja manchega sería absorbida por otra. El procedimiento que prevé el Banco de España es sacar la caja a subasta entre las otras cajas de ahorro.
¿Unicaja?
Fuentes de la operación no descartan que pueda ser adquirida todavía por Unicaja o por Ibercaja, siguiendo el modelo en el 93 se hizo con Banesto, sacando a subasta la entidad entre los bancos.
El Banco Central pretende saldar la operación vendiendo la caja sin trocearla y recuperando lo invertido. El organismo regulador espera que el saldo final para el contribuyente sea cero.
La filosofía del Banco de España
La filosofía del regulador es la de que sea el Estado el que sanee la caja intervenida frente al modelo que han seguido las autoridades anglosajonas.
En Estados Unidos y Reino Unido -donde se ha optado por que sean los bancos compradores los que saneen a las entidades en apuros- no se ha conseguido evitar el efecto contagio. Bank of America terminó lastrado por la compra de Merrill Lynch y Lloyds sufrió el mismo efecto con compra de HBOS, razonan los economistas de la entidad. El banco central apuesta por que sea el regulador el que se encargue de "limpiar de problemas" la caja, al menos en esta ocasión, aunque no descartan otras fórmulas de entendimiento si se producen otros casos.