Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España prevé que el PIB caerá en 2010 una décima más que las previsiones del Gobierno

Según la entidad, estas previsiones suponen una "lenta reversión" del "intenso ajuste" del gasto de familias y empresas y del "fuerte deterioro" de la confianza de los agentes que han caracterizado la "severa recesión" del último año y medio y son ligeramente más pesimistas que las del Gobierno, que apuntan a una contracción del 0,3 por ciento en 2010 y un crecimiento del 1,8 por ciento en 2011.
Aún así, habrá factores que frenen la intensidad de la recuperación, como el alto grado de incertidumbre, los prolongados efectos del ajuste inmobiliario, el alto endeudamiento del sector privado o la influencia que puede ejercer la consolidación fiscal, que es "imprescindible" para poner freno a la dinámica de fuerte crecimiento de la deuda pública y evitar implicaciones "adversas" sobre el coste de financiación de la economía.
Además, el organismo cree que dicha consolidación es necesaria para reducir el grado de incertidumbre bajo el que los agentes toman sus decisiones y para establecer las condiciones necesarias que posibiliten un crecimiento económico sostenible a medio y largo plazo. Sin embargo, alerta de que el ajuste fiscal puede tener efectos contractivos a corto plazo si no hay un "cambio significativo" en las expectativas.
"Tras la contracción intensa que ha sufrido la economía española en 2009, las perspectivas para 2010 y 2011 presentan un escenario de lenta recuperación y mejoría, aunque no exenta de obstáculos", considera.
"Señales dispares" en el consumo privado
En cuanto a los primeros meses de 2010, el Banco de España subraya que los indicadores relativos al consumo privado continúan ofreciendo "señales dispares" acerca de su comportamiento. Según la institución gobernada por Miguel Angel Fernández Ordóñez, la información disponible más reciente apunta a una "moderada expansión de la actividad" económica en los primeros compases de este año.
El Banco de España constata además en su boletín que durante el mes de marzo se produjo una recuperación en los mercados financieros españoles, en un contexto de "menor tensión" en los de riesgos soberanos.
Los datos más recientes continúan evidenciando, según el organismo, "un notable dinamismo" de los pasivos de las administraciones públicas, aunque algo inferior al de los meses precedentes, una contracción de la deuda de las empresas y una cierta estabilidad en el saldo de crédito de los hogares. En cambio, añade, los activos más líquidos de las empresas y las familias continúan avanzando a un ritmo positivo, "aunque moderado".
Aumento del paro
El Banco de España apunta que en 2010 habrá una "persistencia de condiciones desfavorables" en el mercado de trabajo, de forma que "continuaría destruyéndose empleo, aunque a ritmos muy inferiores a los observados en 2009". Así, la "tasa de paro registraría un pequeño aumento adicional en media anual".