Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de España desconfía de la veracidad de las cuentas de la Caja de Castilla La Mancha

Según han revelado a Noticias Cuatro fuentes del Banco de España, los beneficios que la entidad presentó en su contabilidad pueden esconder, en realidad, cientos de millones de euros en pérdidas. Ese es el motivo por el que el Banco de España ha nombrado al Inspector de esa caja como uno de los tres administradores que ahora controlan la entidad.
Según el Banco Central, las cuentas han registrado beneficios exagerados basados en un valor de los activos inmobiliarios que se han depreciado y que, por tanto, exageran los beneficios de la caja. Sin embargo, los nuevos administradores de Caja Castilla-La Mancha no están todavía en disposición de valorar si de ello se derivan responsabilidades penales.
En cualquier caso, el Banco de España ha optado por la fórmula de la intervención sólo por ese motivo. Esa fórmula permite destituir al Consejo de Administración al completo y abre los libros de cuentas de la entidad de manera plena aunque suponga inyectar una mayor cantidad de la inicialmente prevista.
Malestar en el Gobierno
La formas del Banco de España en la intervención de Caja Castilla-La Mancha han provocado serio malestar interno en el Ejecutivo Zapatero, en la Junta de Andalucía y en el Tesoro según han revelado a Noticias Cuatro fuentes de todos esos ámbitos.
El Banco de España se negó a proporcionar los 1.700 millones de euros en garantías que reclamaba Unicaja para absorber a la entidad manchega. Sin embargo, la operación implica usar avales por entre 2.000 y 9.000 millones de euros en el rescate, critican fuentes de la entidad bancaria andaluza y de la Junta de Andalucía. Esas mismas fuentes muestran su malestar ante lo que describen como "una operación que podría costar hasta cuatro veces más que la fusión a las arcas públicas".
Algunos miembros del gobierno también cuestionan cómo se ha cerrado la operación que describen como "una política de hechos consumados" por parte de los responsables del Banco Central.
Fuentes del Banco de España defienden esta actuación y aseguran que la fórmula de la intervención era la única que garantizaba la transparencia plena en la caja porque permitía el relevo del Consejo de Administración al completo.