Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban Ki-moon considera "inaceptable" el bloqueo israelí a la Franja de Gaza

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, se encuentra este domingo de visita en la Franja de Gaza, dentro de su gira por Oriente Próximo, donde ha garantizado el respaldo de la ONU a la población asediada por el "inaceptable e insostenible" embargo dictado por Israel tras la toma de poder efectuada por el grupo islamista Hamás en 2007.
De igual modo, Ban Ki-moon, ha denunciado el secuestro del soldado israelí Gilad Shalit, en poder de Hamás, como un acto "intolerable" y un gesto de "desprecio" a los Derechos Humanos por parte del grupo islamista. Ha argumentado además que esto es uno de los principales factores que impiden la reanudación del proceso de paz en Oriente Próximo.
"He dejado bien claro en repetidas ocasiones a los líderes israelíes que su política de cierre no es sostenible y está equivocada. Causa un sufrimiento inaceptable a los seres humanos", ha asegurado Ban a los reporteros durante su recorrido por Gaza, donde el embargo ha impedido a Naciones Unidas contribuir en la medida de lo deseado a las tareas de reconstrucción tras la gran ofensiva israelí de finales de 2008-principios de 2009, la operación "Plomo Sólido".
El secretario general ha declarado sentirse "perturbado" al ver el daño causado por los bombardeos israelíes. Con todo, Ban se ha comprometido a seguir enviando ayuda humanitaria a los gazacíes. "Mi mensaje al pueblo de Gaza es este: Naciones Unidas os apoyará en esta terrible experiencia", ha asegurado en declaraciones recogidas por la BBC.
En opinión de Ban, los gazacíes viven bajo condiciones "inaceptables e insostenibles" desde junio de 2007, cuando Hamás se arrebató el control de la región al grupo rival moderado Al Fatá en una ofensiva relámpago tras el colapso del entonces Gobierno de unidad palestino. Desde entonces, Israel -con la colaboración de Egipto- ha intensificado las condiciones del embargo a la región, sobre la que ya pesaban restricciones económicas importantes desde el comienzo de la Segunda Intifada, en septiembre de 2000.
Para el secretario general, el bloqueo es también contraproducente, porque no sólo impide el comercio legal, sino que anima al contrabando y a la aparición de elementos extremistas.
Un camino hacia la paz

Con todo, Ban Ki-moon ha llamado a los gazacíes a "escoger la senda de la no-violencia, la unidad palestina y la legitimidad internacional" y ha abogado por la celebración de un intercambio de prisioneros entre los que se incluya el soldado Shalit, capturado en 2006.
Se espera que el secretario general se reúna con los padres del soldado, Noam y Aviva, quienes por su parte viajarán después a Ginebra para dirigirse a la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, para solicitar todo el apoyo posible en sus esfuerzos para la liberación de su hijo, según informa el diario israelí 'Jerusalem Post'.
Netanyahu mantendrá su política de asentamientos
"Por lo que a nosotros respecta, construir en Jerusalén es como construir en Tel Aviv y así se lo hemos dicho a los americanos", ha declarado el primer ministro, Benjamin Netanyahu, durante la reunión semanal del Consejo de Ministros. "Nuestra política en Jerusalén es igual que la política que hemos mantenido en losúltimos 42 años", remacha.
El primer ministro de Israel viajará este domingo a Washington para reunirse con la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, con el objetivo de solucionar la crisis desatada entre ambos países después de que la semana pasada Tel Aviv ratificara la construcción de 1.600 viviendas en el territorio ocupado de Jerusalén Este. Este anuncio fue realizado durante la visita del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y que Washington ha considerad, en un lenguaje inusualmente duro para con su aliado histórico en la zona, como un gesto provocador y contrario a las negociaciones para reanudar las conversaciones de paz.