Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban Ki Moon pide a los donantes internacionales ayuda urgente para Pakistán por el "desastre global"

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha hecho esta petición durante la sesión especial de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre Pakistán, celebrada en la sede de Nueva York, en la que ha sido aprobada una resolución de apoyo al gobierno paquistaní.
"No se equivoquen, éste es un desastre global, un reto global. Ésta es una de las mayores pruebas de nuestros tiempos para la solidaridad internacional", ha declarado Ban, quien ha advertido de que Pakistán se está enfrentando a un "tsunami a cámara lenta" y de que las necesidades seguirán aumentando, a pesar de que actualmente ya hay entre 15 y 20 millones de personas que necesitan refugio, alimentos y asistencia.
"Eso es más que toda la población golpeada por el tsunami del océano Índico, el terremoto de Cachemira, el ciclón Nargis y el terremoto en Haití juntos", ha ilustrado Ban, al tiempo que ha indicado que al menos 160.000 kilómetros cuadrados de tierra se encuentran bajo el agua, un área mayor que la mitad de los países del mundo.
Recaudado el 47 por ciento

Ban ha dado las gracias a los donantes internacionales por la solidaridad que han demostrado, especialmente en su respuesta al llamamiento lanzado por la ONU para recabar 460 millones de dólares para su plan inicial de respuesta a las inundaciones en Pakistán, de los cuales ya han sido recaudados el 47 por ciento.
No obstante, ha trasmitido a los donantes internacionales a que aporten en los próximos 90 días el resto de los fondos solicitados, necesarios para que las agencias humanitarias suministren alimentos, agua, refugio y asistencia sanitaria a los millones de personas que lo necesitan desesperadamente.
El ministro de Asuntos Exteriores de Pakistán, Makhdoom Shah Mehmood Qureshi, ha informado que las pérdidas materiales de su país sobrepasan los 43.000 millones de dólares y ha advertido que la situación empeorará ya que la temporada de monzones no ha terminado y se esperan más inundaciones y, con ellas, más desplazamientos masivos de población.
Renegociar el crédito

Por su parte, Pakistán pedirá al Fondo Monetario Internacional (FMI) que suavice las condiciones de un préstamo de unos 7.800 millones de euros concedido en 2008 debido a que las graves inundaciones que sufre el país asiático hacen imposible que éste pueda cumplir las condiciones acordadas.
El ministro de Economía paquistaní, Abdul Hafeez Shaikh, visitará Washington la semana que viene para pedirle al FMI una reestructuración del actual préstamo debido a la situación extraordinaria creada por las inundaciones, que ha afectado a 20 millones de paquistaníes y hay otros ocho millones que precisan de ayuda urgente, según cálculos de la ONU.
Aún antes de que se produjeran las inundaciones, ya existían serias dudas de que Pakistán pudiera hacer frente a las obligaciones que implica este préstamo. Las inundaciones, que han afectado a numerosas hectáreas de cosechas y a muchas industrias, tendrán un enorme impacto en la economía paquistaní.
Se espera que las dos partes se reúnan el próximo día 23 de agosto para evaluar el cumplimiento de Pakistán de sus compromisos presupuestarios y la concesión del sexto tramo del crédito.
Ayuda de EEUU
Estados Unidos ha anunciado un nuevo compromiso de 60 millones de dólares, con lo estará contribuyendo con más de 150 millones de dólares para ayudar a Pakistán a hacer frente a las inundaciones que han anegado el país.
La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, ha declarado que los fondos están siendo destinados a proporcionar suministros básicos y a apoyar las operaciones de respuesta a la crisis de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres de Pakistán, así como de otras organizaciones.
Clinton ha añadido que también están proporcionando asistencia técnica y movilizando recursos civiles y militares para distribuir los suministros y rescatar a las víctimas de las inundaciones.