Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban Ki Moon muestra su apoyo a los miles de refugiados tamiles en Sri Lanka

El campamento que ha escogido ha sido el conocido como Granja Manik, en el norte del país y en el que se encuentran varios desplazados que lograron huir de los combates de los últimos meses. Un total de entre 250.000 y 300.000 ceilandeses se encuentran en campos de refugiados, por lo que Ban ha querido viajar a Sri Lanka para evaluar la situación y tratar de acelerar la asistencia de emergencia a la población desplazada. A su llegada, el diplomático ha defendido la idea de que "debería de haber una mayor protección a los Derechos Humanos y no impedir el acceso de las organizaciones humanitarias, incluidas la ONU, al lugar donde se encuentran los refugiados".
Ban se reunirá con los responsables del país y visitará al menos uno de los campos de refugiados donde los desplazados permanecen en condiciones que los grupos de defensa de los Derechos Humanos han calificado de inaceptables. Antes de su llegada al país asiático, el jefe de gabinete de la ONU, Vijay Nambiar, ha declarado ante la prensa en Colombo que la visita de Ban podría ayudar a iniciar el proceso de recuperación y reconciliación nacional de Sri Lanka.
"No hubo crímenes de guerra"
El presidente de Sri Lanka, Mahinda Rajapakse, ha negado que el Ejército ceilandés haya cometido crímenes de guerra en su ofensiva contra los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE) que culminó la semana pasada con la rendición del grupo separatista.
Poco antes del viaje de Ban, Rajapakse, ha defendido la estrategia militar y ha afirmado que dejaría que le "ahorcaran" si con ello conseguía destruir al LTTE. Incluso, ha acusado a "factores externos" de intentar frustrar la operación contra los rebeldes tamiles empleando "la amenaza de los tribunales internacionales".
En el país la situación sigue siendo tensa. La agencia de noticias Tamilnet, asociada a los rebeldes, mantiene que las condiciones de los civiles desplazados "son similares a las de los campos de concentración nazis". Ha llegado incluso ha acusar al Ejército ceilandés de secuestrar a niños desplazados y de violar a las mujeres recluidas en los campos de refugiados. Por esto, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas tiene previsto reunirse la semana próxima para decidir si pone en marcha o no una comisión independiente para determinar responsabilidades durante la ofensiva militar ceilandesa.
Problemas de la población tamil
Por otro lado, India ha afirmado que el Gobierno de Sri Lanka debería ahora resolver los problemas de la población tamil, en especial la devolución de poder a todas las comunidades según lo establecido en la Constitución ceilandesa."Nuestro punto de vista es que dado que el conflicto de Sri Lanka está llegando a su fin, es el momento en el que las causas profundas de dicho conflicto pueden ser tratados", ha sentenciado.
India se ha mostrado dispuesta a trabajar con la población y el Gobierno para proporcionar ayuda a los afectados por este trágico conflicto. El objetivo de esta disponibilidad del país es la rápida rehabilitación de los desplazados para que , con el tiempo, puedan llegar a la recuperar la normalidad de sus vidas.