Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Baleares anuncia que el fuego de Ibiza está "estabilizado", paso previo a controlarlo

Tras sobrevolar la zona, Antich ha reconocido que, por el momento, se desconoce cuándo podrán ser controladas las llamas, si bien se ha mostrado optimista, dado que, una vez estabilizado, ya no hay riesgo de que el incendio se extienda más allá del perímetro establecido por los 300 técnicos terrestres y 18 medios aéreos que están participando en la extinción. Así, ha recalcado que con estos medios, ya se podrá llegar a controlar el incendio, aunque se ha mostrado prudente a la hora de determinar si será en las próximas horas o habrá que esperar hasta este miércoles.
Por otro lado, ha revelado que ha telefoneado al alcalde de Sant Joan de Labritja, Antoni Marí, 'Carraca', para informarle de los avances de los equipos de extinción, después de que en la mañana del martes haya lamentado que no le "pasan la misma información que a los políticos de Mallorca", en referencia al presidente y al conseller balear de Medio Ambiente, Gabriel Vicens, sobre la evolución del incendio declarado en su municipio. Por su parte, el gerente del Instituto Balear de la Naturaleza, Guillem Rosselló, ha desvelado que, como consecuencia del incendio, habrá que esperar 15 años para que los pinos que se planten estén a dos metros de altura. Así, ha subrayado que, una vez finalicen las tareas de extinción, lo más importante será retirar toda la superficie quemada para que pueda volver a reforestarse esta zona natural de Ibiza, protegida por el gobierno balear.
En las labores de extinción, están actuando 18 unidades aéreas entre aviones y helicópteros. Se trata de cinco canadair -uno de la base del Puerto de Pollena y cuatro llegados de Torrejón-, un avión de coordinación, otro avión, un helicóptero de la Unidad Militar de Emergencias, dos más procedentes de Cuenca de la Brigada de Incendios Forestales (BRIF) del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, además de cuatro helicópteros del Govern, tres aviones y otro de vigilancia y coordinación.
Asimismo, están participando en las labores de extinción siete brigadas de la Conselleria de Medio Ambiente y Movilidad, tres vehículos con agua, la Unidad Militar de Emergencias (UME) que aporta 102 personas (una treintena de las cuales están en la línea de fuego) y ocho vehículos con agua. Además, están colaborando 18 personas de la BRIF del Ministerio y técnicos y agentes de Medio Ambiente. Entre los medios terrestres también se cuenta con siete camiones privados con agua y dos palas excavadoras. En total, están actuando en la zona unas 300 personas -150 de las cuales trabajan en primera línea del incendio, pertenecientes a los Bomberos del Consell Insular de Ibiza, Emergencias, Protección Civil, la Guardia Civil, la Conselleria, y la UME, entre otros organismos.
Negligencia en una cueva en Benirràs

El conseller de Medio Ambiente y Movilidad, Gabriel Vicens, ha asegurado que el incendio de Ibiza, que ya afecta a unas 400 hectáreas, fue originado por una negligencia ocurrida en una cueva próxima a Cala Benirràs y no por la explosión de ningún vehículo como se apuntó inicialmente. "Tanto el Seprona como los agentes de medio ambiente nos acaban de confirmar que se trata de una negligencia que se ha originado en una cueva cerca de donde había coches. Aún desconocemos los detalles, pero algún fuego o alguna cosa combustible, por una negligencia, originó este incendio", ha asegurado Vicens.
El conseller ha explicado en una rueda de prensa que también se están investigando las causas de los dos incendios que se originaron a última hora de la tarde de ayer, uno cerca del Parque Natural de s'Albufera que quemó 3 hectáreas y que ya ha sido extinguido, y otro en Son Doblons, en el municipio de Petra, donde ardieron unas 140 hectáreas, que está controlado pero en el que se sigue trabajando. El director general de Biodiversidad, Vicenç Vidal, ha asegurado que en ambos casos se estudia la posibilidad de que fueran provocados, dada la coincidencia con un momento en el que el grueso de los efectivos de extinción de Baleares se encontraban en Ibiza por el incendio de Benirràs.
"Se produjo en un momento crítico, en una zona donde ya se han dado en anteriores casos incendios provocados o incendios por negligencia y ahora mismo se está trabajando en esas dos líneas", ha subrayado Vidal. El conseller ha insistido en la peligrosidad de los dos incendios que ocurrieron ayer en Mallorca, porque se originaron "a última hora de la tarde, prácticamente cuando los medios aéreos ya no pueden trabajar", aunque finalmente lograron actuar y extinguir el fuego de s'Albufera así como controlar el de Petra.
Afectados por el incendio denuncian desorganización en la extinción
Algunos de los vecinos desalojados por el incendio que comenzó el pasado domingo en la Cala de Benirrás de Ibiza han denunciado hoy la "desorganización" de los trabajos de extinción del incendio, que ya ha afectado a más de 400 hectáreas de pinar. Para expresar su malestar, varios vecinos se acercaron este mediodía a la rueda de prensa ofrecida por el president del Govern balear, Francesc Antich, cerca del lugar del incendio.
Vicente Torres, de Can Vicent Joan, en Xarracó Dalt, ha explicado que fueron "avisados" en la madrugada del domingo de que el fuego se acercaba a su propiedad, "pero el lunes, que es cuando el fuego estaba aquí mismo, todos los caminos estaban abiertos y no había ni bomberos, ni UME, ni Guardia Civil, ni nadie". "Junto a mi casa había una familia de turistas y tuvimos nosotros que decirles que era peligroso estar allí", ha señalado.
Tanto Torres como el resto de los vecinos de esta zona en la que hay una decena de viviendas comparten la opinión de que, pese a haber numerosos efectivos trabajando, "la descoordinación" les ha hecho perder mucho tiempo y sostienen que la propagación del fuego en la tarde de ayer hasta la zona en que se encuentran sus viviendas se podría haber evitado. Maylin Hernández, esposa de Vicent Torres, ha asegurado que "muchos payeses (campesinos) que conocen el terreno mejor que nadie", habían ofrecido su colaboración, "pero la han rechazado".
Además, ha explicado que los vecinos de la zona, al estar protegida, "no podemos ni tocar la rama de un pino, por lo que no podemos limpiar caminos, que hubieran hecho de cortafuegos". María Torres, de Can Tixedó, ha afirmado que las avionetas no paraban de echar agua en zonas ya quemadas, para controlar la zona, y que cuando cambió el viento el fuego llegó hasta sus viviendas. "Aquí no llegó ningún bombero hasta que mi hija llamó diciendo que nos íbamos a quemar; fuimos los vecinos los que con los pocos medios que teníamos controlamos que el fuego no quemara mi casa", ha asegurado.
En opinión de María Torres, si los trabajos de extinción hubieran estado "bien organizados, el fuego no habría pasado del camino". Respecto a la fiesta de los tambores que congrega cada domingo a un millar de personas en Benirrás, por lo que fueron tantas las personas desalojadas por tierra y por mar a causa del fuego, los vecinos dicen que no están en contra de esta actividad, pero que debería organizarse.