Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BP se siente optimista, el estado de Louisiana decepcionado

Se trata del tercer intento de BP de sellar una fuga de petróleo que amenaza con provocar la mayor catástrofe ecológica de la historia de Estados Unidos, y que en esta ocasión tratarán de taponar mediante una acumulación de lodo pesado y cemento. Según la compañía, no será hasta este jueves a última hora en horario español cuando se sepa si ha tenido éxito.
La nueva estrategia de sellado de la fuga, denominada 'top kill', es un procedimiento rutinario para sellar pozos situados en la superficie, pero nunca se ha intentado a una profundidad de 1.500 bajo el agua, que es donde se sitúa la actual fuga.
"Lo que han estado viendo subir a la superficie es muy probable que sea lodo", afirma el jefe de operaciones de BP, Doug Suttles, en una rueda de prensa celebrada por teleconferencia desde su cuartel general en el estado de Louisiana. "No lo podemos confirmar plenamente porque no hemos podido tomar muestras, pero hasta donde sabemos estamos teniendo éxito" en el sellado de la fuga de petróleo, que comenzó hace más de un mes tras el colapso de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon, en el que murieron once trabajadores.
BP, que ya intentó sin éxito en el pasado en dos ocasiones detener el vertido mediante la colocación de dos contenedores campaniformes sobre la fuga de crudo, opina que la nueva estrategia tiene unas posibilidades de éxito de entre el 60 y el 70 por ciento. Sin embargo, otros expertos rebajan las posibilidades de éxito al 50 por ciento.
Louisiana tiene 160 km. de costa afectada
Más de 160 kilómetros de la costa del estado de Louisiana se han visto afectadas ya por el enorme vertido generado en el golfo de México tras la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, propiedad de la petrolera británica BP, según informa el gobernador del estado, Bobby Jindal.
El máximo mandatario de Louisiana, que se ha venido quejando en los últimos días de la lenta respuesta al desastre que han dado tanto BP como el Gobierno federal, ha reiterado sus críticas contra la compañía, cuyos esfuerzos para prevenir la llegada del vertido a la costa han sido "muy pequeños y demasiado tardíos", señala.
Obama no quiere prospecciones en Alaska hasta 2011
Un senador estadounidense ha afirmado que el Gobierno ordenará este jueves la suspensión hasta 2011 de las prospecciones petrolíferas submarinas en Alaska en aguas del océano glacial Artico. El senador por Alaska Mark Begich ha desvelado en un comunicado que el Departamento de Interior le ha informado de que la Administración del presidente Barack Obama hará hoy pública esta medida.
Este anuncio de Begich amplía lo adelantado este martes por el Gobierno, que anunció que se endurecerían los requisitos de seguridad para autorizar las operaciones de extracción de petróleo en alta mar, según informó este martes un funcionario de la Administración estadounidense. Las nuevas medidas incluyen inspecciones más exhaustivas de las plataformas de extracción. El anuncio se producirá el mismo día en que el presidente recibirá el informe del Departamento de Interior sobre el vertido del golfo de México causado por la explosión de la plataforma Deepwater Horizon.