Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BP atribuye a una "secuencia de fallos" atribuibles a distintas partes la explosión que originó el vertido

Según el documento, fue "una secuencia de fallos que implicaron a varias partes" los que llevaron a la explosión que provocó la muerte de once operarios de la plataforma petrolera y consiguientemente el vertido.
BP afirma en el informe, de 193 páginas, que las decisiones que tomaron las distintas compañías y los equipos de trabajo contribuyeron a que se produjera el accidente, que fue resultado de "una compleja serie de fallos mecánicos, de juicios humanos, de diseño de ingeniería, de aplicación operativa y de contacto de equipos".
Así, indica que "durante un periodo de 40 minutos, el personal de Transocean (la empresa propietaria de la plataforma) no reconoció ni actuó ante la entrada de hidrocarburos en el pozo", que fue lo que finalmente provocó la explosión. El documento, según la BBC, también insiste en sus críticas al sistema de prevención de explosiones, que fue reemplazado recientemente en el marco de las labores para contener el vertido y para usarlo como prueba en la investigación de los hechos.
Según el informe, tanto el personal de BP como el de Transocean interpretaron incorrectamente los exámenes de seguridad que deberían hecho saltar las alarmas del riesgo de una explosión.
BP reconoce parte de los fallos
El director ejecutivo saliente, Tony Hayward, ha dicho que se aceptaron pruebas de presión que no deberían haberse aceptado y "hubo fallos en los procedimientos de control del pozo y en el sistema de prevención de explosiones". Además, ha añadido, "el sistema de fuego y gas del pozo no evitó la ignición".
Por su parte, el director ejecutivo entrante, Bob Dudley, ha considerado que el informe publicado demuestra que la explosión es "una responsabilidad compartida entre varias entidades". "Estamos determinados a aprender las lecciones para el futuro y llevaremos a cabo una revisión a gran escala para mejorar la seguridad de nuestras operaciones (...) para garantizar que una tragedia como esta no se repita nunca", ha añadido en un comunicado.