Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BP intenta contener el vertido de crudo, mientras Obama critica a las compañías implicadas

Continúan los esfuerzos para detener la 'marea negra'. El gigante energético BP sigue intentando concluir con éxito su último intento de contener el derrame de crudo, que sigue manando desde un pozo submarino en el Golfo de México.
BP intenta instalar, mediante robots submarinos, un tubo estrecho envuelto en una cubierta de goma dentro de una de las tuberías que están expulsando el petróleo, que sería desviado a un barco en la superficie.
El intento previo del gigante energético por detener el derrame con una cúpula enorme fracasó la semana pasada a causa de una acumulación de hidrocarbonos congelados.
Mientras, efectivos de la Guardia Nacional trabajan para tapar las brechas de una larga línea de barreras flotantes protectoras diseñada para mantener el petróleo lejos del enorme sistema de marismas, vital para Luisiana.
Obama acusa a las compañías
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha criticado a todas las compañías involucradas en el derrame (BP, Halliburton y Transocean Ltd.) y ha asegurado que no descansará hasta que la filtración haya sido detenida.
El derrame comenzó después de una explosión del 20 de abril en la plataforma Deepwater Horizon, propiedad de BP, que dejó 11 trabajadores muertos. Amenaza con eclipsar el derrame del Exxon Valdez de 1989 frente a Alaska y convertirse en el peor desastre ecológico en la historia de EEUU.
El equivalente a unos 5.000 barriles de crudo está siendo vertido sobre el océano desde el pasado 20 de abril.