Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BP pone en marcha el 'Top kill', el nuevo procedimiento con el que pretende detener el vertido

El secretario del Interior estadounidense, Ken Salazar, ha informado de que la petrolera BP ha comenzado su intento de bloqueo de la fuga de petróleo que lleva semanas contaminando las aguas del golfo de México, apenas minutos después de que el Gobierno federal diese el visto bueno a un procedimiento que aspira a bloquear el vertido con lodo y cemento.
En declaraciones a la salida de una sesión del Congreso sobre el vertido, Salazar ha aclarado que no conoce el tiempo que podría durar este nuevo proceso, al que las autoridades no dan una garantía plena de éxito. "Depende del tipo de dificultades que se encuentren cuando avancen en la ejecución", ha declarado el secretario.
El nuevo intento de BP tras sus fracasos anteriores, conocido por el término inglés de 'Top kill', ha sido probado con éxito en varios pozos de Oriente Próximo, pero nunca se ha ensayado en una fuga localizada a más de un kilómetro de profundidad.
El presidente de BP, Tony Hayward, calculó entre un 60 y un 70 por ciento las posibilidades de éxito de esta última iniciativa. En cambio, expertos de la Cumbre de Energía Global consultados por Reuters rebajan el porcentaje de éxito al 50 por ciento.
Si estos esfuerzos fracasan, correspondería al Gobierno del presidente Barack Obama asumir la responsabilidad de la respuesta ante el vertido, que amenaza con convertirse en el peor de la historia norteamericana. La Administración ha pedido a BP que arregle un desastre del que la responsabilizan directamente, en relación al hundimiento el pasado 22 de abril de una plataforma petrolífera.