Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE defrauda a los mercados al no anunciar nuevas compras de deuda pública

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, ha anunciado que la entidad mantendrá al menos hasta mediados de abril sus medidas extraordinarias para suministrar liquidez a la banca, aunque no realizó ningún anuncio respecto a modificaciones en el programa de compra de deuda pública del BCE, limitándose a subrayar que el programa sigue "en vigor".
"El programa de compra de valores (SMP) no es alivio cuantitativo ya que se reabsorbe la liquidez", ha dicho el banquero francés en la tradicional rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, que ha mantenido los tipos de interés estables en el 1%.
A este respecto, el máximo responsable de la política monetaria de la eurozona ha reiterado que la entidad se ajusta al mandato recibido de lograr estabilidad de precios ligeramente por debajo del 2% y mostró su confianza en que los gobiernos hagan lo que deben hacer.
Por otro lado, Trichet ha anunciado que el BCE continuará suministrando liquidez a tipo fijo y sin límite de cantidad a los bancos en sus operaciones de refinanciación al menos hasta el próximo 12 de abril, así como en las subastas de liquidez a tres meses que se celebrarán el 26 de enero, el 23 de febrero y el 30 de marzo de 2011.
Los tipos en la eurozona son "apropiados".
Por otro lado, el presidente del BCE ha calificado como "apropiado" el actual nivel de los tipos de interés del euro, lo que supone que la institución no se plantea variar su política monetaria, que ha calificado como "acomodaticia".
Respecto a los precios, Trichet ha augurado que la inflación armonizada de la eurozona oscilará el resto del año en niveles similares a los actuales para moderarse a lo largo de 2011, mientras que ha afirmado que las expectativas de inflación se encuentran "firmemente ancladas" en sintonía con la definición de estabilidad de precios.