Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Avanza la ofensiva del ejército pakistaní contra los talibanes en el Swat

Valle del SwatReuters
Al menos siete milicianos han muerto este domingo a consecuencia de un ataque de las Fuerzas Aéreas paquistaníes en la región de Orakzai, cerca de la frontera con Afganistán. Una operación dentro de la ofensiva que Islamabad ha emprendido contra los operativos afines a los talibán afganos, concentrada principalmente en el valle de Swat.
Al parecer los milicianos fallecidos estaban preparándose para viajar a la localidad anexa de Waziristán del Sur para luchar contra las tropas del Ejército paquistaní. Entonces, aviones de combate paquistaníes han bombardeado durante varias horas tres refugios de los milicianos en la región, entre ellos una escuela islámica. Según el portavoz del Gobierno en Ghaljo, la ciudad más perjudicada es Orakzai, de la que asegura "es de esperar que la cifra de muertos aumente en las próximas horas".
Comienza la 'fase crucial'
Este pasado sábado el ejército inicio la 'fase crucial' de su ofensiva en el valle del Swat con el asalto a la ciudad de Mingora, ciudad que es el principal centro urbano del valle. Lo hacen para arrebatar a los milicianos afines a los talibán el control del que es el principal bastión de la guerrilla en la frontera noroeste con Afganistán.
"Comienza la fase más importante de la operación Rah e Rast, la limpieza de Mingora", ha declarado Abbas, portavoz militar, quien también ha informado de la muerte de al menos 17 milicianos durante los primeros momentos de este ataque, entre ellos un comandante guerrillero.
Desde el inicio de esta ofensiva, hace dos semanas, han perdido la vida un millar de milicianos y 50 soldados. Además también ha hecho huir de la violencia a unos dos millones de personas.