Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Autorizada la alianza de Iberia, British Airways y American Airlines

Huelga de IberiaReuters
El Gobierno de Estados Unidos ha autorizado la alianza de las aerolíneas American Airlines, Iberia y British Airways para "coordinar operaciones internacionales y vuelos trasatlánticos de forma más coordenada".
American Airlines ha informado en un comunicado que el Departamento de Transporte de Estados Unidos concedió la "aprobación provisional" a este acuerdo, lo que implica que les concede la inmunidad antimonopolio.
La aerolínea asegura que este visto bueno del Gobierno norteamericano supone un "paso importante" a los tres miembros de la alianza OneWorld, American Airlines, British Airways e Iberia, para "cooperar y competir más efectivamente con otras uniones del mismo tipo, como Star Alliance y SkyTeam".
Con la inmunidad antimonopolio, las tres aerolíneas podrán operar de forma conjunta vuelos entre Europa y América del Norte, aunque mantendrán su independencia jurídica.
American Airlines ha subrayado en su comunicado que de esta forma podrán dar un mejor acceso y conexión a más de 400 destinos, y ha avanzado que su unión podrá extenderse en el futuro a nuevos destinos.
Iberia y British Airways, que ya han confirmado y ultiman su fusión, solicitaron junto a American Airlines permiso a Bruselas y Washington para desarrollar una alianza comercial y operativa. Hasta ahora, la Comisión Europea veía graves impedimentos para dar luz verde a la operación, ya que encontraba problemas de competencia en al menos siete rutas en Estados Unidos y Europa.
El acuerdo entre las tres compañías prevé la coordinación de las actividades comerciales, operativas y de marketing en las rutas transatlánticas, principalmente en los vuelos entre la UE y América del Norte.
Las tres compañías quieren gestionar conjuntamente horarios, capacidad y fijación de precios, y compartir los ingresos de las rutas transatlánticas entre América del Norte (Canadá, México, EEUU y Puerto Rico) y Europa (UE, Noruega y Suiza).