Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aumenta la confianza de los consumidores gracias a las expectativas económicas

La confianza del consumidor ha subido 9,7 puntos en julio respecto al mes anterior, hasta los 76,1 puntos. Esto es tanto por la mejora de la percepción de la situación actual como por las expectativas sobre la economía, según el Indicador de Confianza del Consumidor que elabora el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Se trata del nivel más alto desde febrero de 2008.
La confianza se ha incrementado por quinto mes consecutivo debido a la mejora del indicador parcial de expectativas. En comparación con un año antes, éste ha avanzado 44 puntos. Las vistas a un futuro han mejorado en lo referente a la economía (11,3 puntos), el empleo (9,9 puntos) y la economía del hogar (7,8 puntos). Además, la perspectiva optimista se alarga hasta los próximos seis meses.
En cuanto al indicador de la situación actual,éste ha subido 15,7 puntos respecto a 2008 gracias a la mejora de la opinión sobre economía española (17,3 puntos), mercado de trabajo (7,1 puntos) y economía doméstica (5,3 puntos).
Así, el ICO ha indicado que el indicador "continúa con la recuperación que inició en marzo y su comportamiento puede anticipar que las caídas de consumo privado y del PIB se moderarán en los próximos trimestres, lo que también sería coherente con las mejores expectativas sobre ahorro y compra de bienes de consumo duradero manifestadas este mes por los encuestados".
Además, ha destacado que aunque los datos sobre el mercado de trabajo continúan siendo negativos, "los signos de freno en su deterioro, unidos a las cuantiosas medidas anticrisis del Gobierno, pueden explicar la recuperación de la confianza".
Sobre inflación
En el mes de julio han descendido las expectativas inflacionistas para el próximo año, mientras que han aumentado las perspectivas de subida de tipos de interés y han mejorado las correspondientes a las posibilidades de ahorro y de compra de bienes de consumo duradero.
Así, en comparación con el mismo mes del año pasado, los encuestados han manifestado menores expectativas de subida de precios y de tipos de interés y tienen mejores perspectivas para sus posibilidades de ahorro y de compra de bienes de consumo duradero.