Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asturias se suma a la reivindicación de CyL para proteger el carbón nacional

El consejero de Presidencia y Participación Ciudadana, y portavoz del Gobierno asturiano, Guillermo Martínez, se ha sumado este miércoles a la reivindicación hecha pública ayer por el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, para defender la producción de carbón nacional.
Al ser preguntado por la carta que Herrera remitió al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que reivindicaba el papel de la minería del carbón, Martínez ha explicado que, en un escenario en el que la producción nacional está "bajo mínimos", es necesario un "sistema reglado" que no dependa solo del precio del carbón.
Así, ha asegurado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno que Asturias "comparte la preocupación" con Castilla y León, y ha insistido en la necesidad de articular un sistema como el defendido por Herrera de establecer una cuota para garantizar el abastecimiento con carbón nacional. "Hay que colocar la producción nacional en el sistema eléctrico", ha subrayado.
Herrera, durante su visita a las plantas de dos grupos industriales de Valencia de Don Juan (León), insistió ayer en la necesidad de contar con fuentes autóctonas, como la minería del carbón, para garantizar ese abastecimiento, y ello a pesar de esa "tormenta perfecta", como la ha calificado, que ha supuesto esa campaña informativa dirigida a "asustar" con el precio del mineral nacional, cuando se ha demostrado que es más barato que el de importación.
En ese escenario, Herrera ha advertido de que pudiera darse la "paradoja" de que tras haber "asfixiado" a las empresas mineras hasta dejarlas inactivas, las centrales térmicas se vieran obligadas a consumir el stock actualmente existente y, una vez agotado, tuvieran que recurrir al carbón de importancia, más caro que el autóctono.
El mensaje que ha remitido a Rajoy, como así ha resumido, es que "entre todos, las eléctricas y las no decisiones del Gobierno, se está asfixiando a una industria a la que habría que garantizar una producción a través de contratos estables, y en previsión de que pudiera darse alguna situación de este tipo".