Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Assange denuncia la "campaña de calumnias" en su contra y dice que Wikileaks puede funcionar también sin él

En declaraciones a la BBC desde la casa en el este de Inglaterra en la que deberá permanecer hasta la próxima vista judicial, Assange ha señalado que cree que "hay un cierto número de intereses, personales, domésticos e internacionales, que se están alimentando todos de este proceso y animándolo e impulsándolo".
Según el australiano, lo que está ocurriendo en torno a él está dejando ver aspectos inquietantes de Europa. Es decir, que a una persona en un país europeo pueda ser extraditada a otro país europeo sin ningún tipo de prueba.
Assange es objeto de una orden de arresto europea emitida por Suecia, donde dos antiguas colaboradoras de Wikileaks le han acusado de violación y de acoso sexual. La Policía británica detuvo al australiano la semana pasada en virtud a esta 'euroorden' y ahora la justicia británica deberá decidir si le extradita al país nórdico.
Preguntado sobre si podía dar su palabra de que no tratará de huir mientras está en libertad condicional, Assange ha subrayado que en todo momento él y sus abogados han actuado "siguiendo las normas a rajatabla". "Hemos intentado con todas nuestras fuerzas crear una situación en la que podamos limpiar mi nombre de estas acusaciones" pero, ha lamentado, "no hemos visto que se presente ninguna prueba o material que nos permita hacerlo".
Por otra parte, en cuanto a Wikileaks, su fundador ha indicado que seguirá adelante con la publicación de los 250.000 cables diplomáticos estadounidenses. "Ahora que estoy de vuelta para ayudar a dirigir nuestro barco, nuestro trabajo procederá de una forma más rápida", ha advertido.
Sin embargo, ha incidido en que "durante mi ausencia hemos visto que las cosas están bien organizadas para seguir adelante incluso sin mi implicación directa".
Assange se encuentra en libertad tras el pago de una fianza de 200.000 libras y de dos garantías de 20.000 libras cada una, que han financiado sus partidarios y varias personalidades. Además, deberá permanecer en una misma residencia en todo momento, presentarse todos los días en comisaría, estar sometido a un toque de queda y llevar un brazalete electrónico. Además, ha tenido que entregar su pasaporte.