Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ascienden a 12 los muertos en el accidente de la central hidroeléctrica en Rusia

Ministro de Emergencias ruso, Sergei Shoigu.Reuters
El balance de víctimas en el accidente ocurrido este lunes en la mayor central hidroeléctrica de Rusia ha ascendido a doce, mientras que otras 64 personas continúan desaparecidas y se cree que con toda probabilidad hayan fallecido en el siniestro, según ha indicado el ministro de Emergencias ruso, Sergei Shoigu.
Además otras quince personas resultaron heridas cuando dos conductos de agua se rompieron en la central, inundando una sala de turbinas. "Es poco probable que hallemos sobrevivientes en la zona de la inundación pero continuamos buscando", ha señalado por su parte Vasili Zubakin, presidente en funciones de la empresa RusHydro que gestiona la central.
Hipótesis del accidente
El accidente que, según las conclusiones preliminares fue consecuencia del llamado golpe hidráulico, es decir, aumento drástico de presión, causó la desconexión de numerosas empresas industriales en Siberia. Los expertos apuntan a que lo ocurrido podría afectar los planes de importantes grupos metalúrgicos como Rusal, así como disparar al alza las tarifas de la energía eléctrica en esta zona de Rusia.
Según los fiscales rusos, el accidente no ha sido resultado de ningún acto terrorista. "Los expertos no han encontrado ningún resto de explosivos en el lugar de los hechos", ha afrimado el Comité de Investigación en un comunicado.
Siguen buscando los cuerpos
El ministro de Emergencias ha explicado que buzos están trabajando en la búsqueda de los cuerpos, mientras que se está empleando robots y otros equipos para supervisar la superficie del río y comprobar los daños sufridos por las instalaciones.
Por otra parte, Shoigu ha indicado que los residentes locales no deben tener miedo ya que la presa no se ha visto afectada y no hay ninguna amenaza de inundaciones. Asimismo, prometió que no se producirán cortes en el suministro energético en la región.