Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Arzobispado de Bruselas denuncia profanaciones de tumbas en los registros

El Arzobispado de Bruselas denuncia profanaciones de tumbas en los registrosReuters
La Secretaría de Estado del Vaticano ha expresado "vivo estupor" por "las modalidades" en que fue realizado el registro, así como su "indignación" por el hecho de que "hayan sido incluso violadas las tumbas de los cardenales Jozef-Ernest Van Roey y Léon-Joseph Suenens, difuntos arzobispos de Malines-Bruselas".
"A la consternación por tales acciones, se añade el pesar por algunas infracciones de la confidencialidad, a la que tienen derecho precisamente las víctimas por las cuales se han llevado a cabo estos registros", ha agregado el Vaticano en alusión al secuestro de algunos documentos internos del arzobispado belga.
Aun con todo, "la Secretaría de Estado renueva la firme condena de cualquier acto pecaminoso y criminal de abuso de menores por parte de miembros de la Iglesia así como la necesidad de reparar y de afrontar tales actos de modo conforme a las exigencias de la justicia y de las enseñanzas del Evangelio".
La Policía irrumpió en el Arzobispado
El Vaticano también ha retomado el comunicado que el Arzobispado de Malines-Bruselas ha publicado en relación con el registro. Según su versión, los obispos estaban reunidos cuando hacia las 10.30 horas de la mañana de este jueves, las autoridades judiciales y las fuerzas de Policía irrumpieron en el Arzobispado para llevar a cabo un registro relacionado con algunas denuncias de abusos sexuales cometidos en su territorio.
"No nos fue dada ninguna otra explicación, pero todos los documentos y los teléfonos móviles fueron confiscados y nos comunicaron que nadie podía dejar el edificio. Este estado de los hechos duró hasta alrededor de las 19.30 horas", ha señalado el portavoz de la Conferencia Episcopal, Eric de Beukelaer, en la nota.
Durante el registro, la Policía ha interrogado a todas las personas presentes, ya fueran obispos o miembros del personal. "No ha sido una experiencia agradable, aunque todo se ha desarrollado de manera correcta", ha puntualizado.
"Los obispos han afirmado que confían en la justicia y en su trabajo. El presente registro es acogido con la misma confianza y, por esta razón, por el momento, éstos se abstienen de hacer ulteriores comentarios", ha agregado.