Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Artur Mas es investido como presidente de la Generalitat

Los socialistas catalanes han accedido a facilitar la investidura de Mas mediante la firma de un acuerdo público en el que se asegura que, en los grandes temas de país, CiU deberá contar con su consenso, aunque ambas formaciones niegan que se trate de un pacto de gobernabilidad.
El aspirante de CiU a la presidencia de la Generalitat, Artur Mas, ha alabado el "gesto positivo" de los socialistas y ha hecho un llamamiento al resto de grupos parlamentarios catalanes a "hacer piña" para "ayudar" al nuevo Govern a sacar Cataluña de la crisis.
Tras fracasar su primer intento de ser investido presidente de la Generalitat en la votación del pasado martes, Mas ha pronunciado su discurso en la reanudación del debate de investidura en el Parlament ya con la abstención del PSC bajo el brazo, que le permitirá, esta vez sí, alcanzar su objetivo.
Minutos después de ver rubricado en el auditorio de la Cámara catalana el acuerdo CiU-PSC para facilitar su investidura, Mas ha hecho explícito su "agradecimiento especial" a los socialistas por permitir la "normalidad y continuidad institucional", y evitar que se eternice el ínterin postelectoral sin el nuevo gobierno.
En poco más de un cuarto de hora, Mas ha resumido punto por punto el acuerdo "lógico" entre los dos principales grupos de la Cámara catalana, pero sin embargo ha recalcado, con una buena dosis de realismo, que el pacto no garantiza a CiU la "estabilidad" parlamentaria para toda la legislatura.
Un acuerdo "para facilita la investidura"
"No es un acuerdo de gobernabilidad, sino para facilitar la investidura y dar continuidad institucional al próximo gobierno. No representa ningún compromiso del PSC de estabilidad parlamentaria", ha reconocido.
Consciente de que a CiU le faltarán durante estos próximos cuatro años un total de seis escaños para llegar la mayoría absoluta en el Parlament, Mas ha hecho extensiva su oferta de "diálogo y consenso" a todos los grupos de la Cámara sin excepción.
El PP reclama el bilingüismo
"Nuestro gobierno quiere y necesita ser ayudado. Este ofrecimiento de diálogo se mantiene intacto por nuestra parte, durante toda la legislatura. Y no sólo a una formación política, sino a todo el espectro del arco parlamentario", ha subrayado. Mas ha argumentado que el grave momento que vive el país requiere la colaboración de todos para "ayudar" al futuro Govern a sacar el país a flote.
Por su parte, la líder del PP catalán, Alícia Sánchez-Camacho, ha emplazado a Mas, a que, una vez sea investido presidente de la Generalitat, haga cumplir las sentencias del Tribunal Supremo (TS) que ordenan que el castellano también sea lengua vehicular en la enseñanza en Cataluña.
En su intervención en el segundo debate de investidura, le ha pedido que "tenga el sentido de Estado que tiene su partido y Josep Antoni Duran en el Congreso", por lo que le ha emplazado a que haga cumplir esas sentencias y a no blindar un modelo lingüístico basado en la exclusión.
Mas apuesta por la inmersión lingüística en catalán
En su replica a la líder del PP catalán, Mas ha asegurado que casi todas las familias castellanohablantes defienden la inmersión lingüística en catalán en la escuela, tras recordar que la sentencia del TS se refiere a tres casos "muy concretos y particulares".
El próximo presidente ha recordado que las leyes de Cataluña ya recogen la posibilidad de que las familias puedan optar por la educación en castellano, pero "hay pocas familias que lo hayan hecho, porque las familias castellanohablantes, hasta de gente que viene de fuera, ven en la escuela la única posibilidad de que estos niños, cuando sean adultos, estén integrados en un país que tiene una lengua desde hace 800 años".
Mas ha subrayado que el PP está "francamente en minoría" con su posición con la lengua, por lo que les ha instado a adaptarse a la realidad catalana y a respetar tanto el derecho que tiene la mayoría a defender la inmersión lingüística como la Ley de Política Lingüística
"Falta de liderazgo"
Por otro lado el líder de SI, Joan Laporta, ha asegurado que el líder de CiU, Artur Mas, peca de falta de liderazgo al estar instalado en la "indefinición y la ambigüedad", y de falta de humildad al no haber reconocido, a su juicio, sus errores y responsabilidad de su partido en temas como la crisis.
En su intervención Laporta ha recalcado que el líder de la federación "no tiene liderazgo para llevar a Cataluña hacia la prosperidad" por no tener objetivos claros.
Mas vincula liderazgo y resultados en los comicios
En este sentido, el ex presidente del FC Barcelona ha asegurado que CiU no tiene tampoco clara la propuesta estrella que durante la campaña electoral calificaba de concierto económico, y que ahora califica de pacto fiscal.
En su turno de réplica, Mas le ha recordado que la capacidad de liderazgo lo da y lo quita la gente en los comicios. Además, se ha negado a "seguir el juego en el terreno del subjetivismo porque no es lo que espera la Cámara y el país".
"La inmersión en catalán"
El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Duran i Lleida, ha asegurado que se "va a compaginar la inmersión lingüística en catalán con el derecho, por su puesto, a aprender castellano" después de que el Tribunal Supremo (TS) haya ordenado a la Generalitat adaptar su sistema educativo para que el castellano sea lengua vehicular.
Duran i Lleida ha indicado que "lo peor que podría sucederle a Cataluña es que los catalano hablantes y castellano hablantes dividan a la escuela por la mitad". "Eso no va a suceder. No queremos segregar a la comunidad en dos y creemos que sería un flaco favor a la necesaria cohesión de Cataluña", ha enfatizado el portavoz de CiU.