Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arizona arde sin control

El incendio de Arizona sigue descontrolado y continúa creciendo alcanzando ya la zona de Nuevo México. Bomberos llegados de todos los rincones del país luchan por controlar las llamas. Pueblos enteros han tenido que ser evacuados y, en las últimas horas, más de 7.000 personas han tenido que abandonar sus hogares.
Las autoridades del estado de Arizona han evacuado a miles de personas ante el avance del incendio desatado a finales de mayo en el Bosque Nacional Apache (este), el cual ya ha consumido más de 150.000 hectáreas.
Una de las poblaciones que más riesgo corren es Eagar, de apenas 4.000 habitantes. Los bomberos centran sus esfuerzos en mantener a salvo este pueblo y la cercana comunidad de Springerville, informa la CNN. En total serían 2.500 los bomberos que trabajan en la extinción, y otros dos equipos de alta prioridad se preparan para sumarse al operativo.
Las brasas llevadas por el viento a kilómetros de distancia estarían desencadenando a su vez nuevos incendios de escasa consideración, lo que complica los trabajos. El 'New York Times' informa de que por el momento no se ha logrado controlar en absoluto el desastre.
Los bomberos han tratado de crear en los últimos días una zanja que pueda proteger a los pueblos. Se han valido de excavadoras para eliminar la vegetación y cuadrillas han despejado con las manos todo material inflamable, aunque sin mucho éxito.
"No es que el fuego haya llegado hasta Springerville y Eagar", ha comentado el portavoz de los bomberos, "es que existe la posibilidad de que pueda pasar alrededor de la zanja y seguir avanzando hacia el noreste donde está el pueblo", que ya ha sido evacuado.