Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Argentina brinda una despedida masiva al ex presidente Raúl Alfonsín

Con flores en las manos y lágrimas en los ojos decenas de miles de argentinos han aguardado una cola de más de tres kilómetros para despedir a Raúl Alfonsín. El ex presidente argentino, que es considerado el 'padre' de la democracia, murió este miércoles a los 82 años a causa de un cáncer pulmonar que padecía desde 2007.
El féretro abierto con los restos del ex presidente permanecerá en el Congreso hasta su traslado al cementerio de la Recoleta este jueves, donde será enterrado con honores de jefe de Estado.
El último adiós
Buenos Aires no recordaba una movilización popular semejante en un homenaje a una personalidad pública desde la muerte del general Juan Domingo Perón, en 1974. Así, argentinos de todas las generaciones y tendencias políticas se han unido para despedir al ex presidente que logró la democracia tras la cruenta dictadura militar de siete años. Ahora, en la memoria de los ciudadanos sólo quedan los logros de la gestión de Alfonsín como el juicio a las juntas militares o la consolidación de la democracia.
La gran ausente en la despedida del ex presidente será la mandataria Cristina Fernández ya que se encuentra en la reunión del G20 en Londres. Los ex jefes de Estado Carlos Seúl Menem, Eduardo Duhalde, Renando de la Rúa y Néstor Kirchner han acudido para darle el último adiós al padre de la democracia argentina. Por su parte, Kichner elogió el carácter 'políticamente incorrecto' de Alfonsín y reveló que mantenía largas charlas telefónicas con el ex presidente durante su mandato.
También han pasado por la capilla ardiente dirigentes políticos como el ex presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, que señaló a Alfonsín como 'un héroe de la democracia en la región'", con un 'rol fundamental en el acercamiento entre Brasil y Argentina que sentó las bases del Mercosur'.
Además de despedidas, también hubo recuerdos y anécdotas sobre el ex mandatario como que cada mes devolvía personalmente a la Administración su pensión de ex presidente, aunque no disponía de una fortuna abundante. Una vecina de Chascomús, su ciudad natal, confesó la gracia de Alfonsín para contar chistes 'verdes y no tan verdes'.