Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arabia afirma que "Irán es el último país que puede acusar a otros de apoyar al terrorismo"

Arabia afirma que "Irán es el último país que puede acusar a otros de apoyar al terrorismo"Informativos Telecinco / Agencias

Un alto cargo del Ministerio de Asuntos Exteriores saudí ha afirmado que Irán es "el último país del mundo que puede acusar a otros de apoyar al terrorismo", después de la respuesta generada en la capital iraní, Teherán, a la ejecución del importante clérigo chií Nimr al Nimr.

"El iraní es el último régimen del mundo que puede acusar a otros de apoyar al terrorismo, considerando que es un estado que patrocina el terrorismo y que está condenado por las Naciones Unidas y por muchos otros países", ha aseverado este alto cargo, en declaraciones a la agencia de noticias SPA.
Esta fuente también ha hablado de la "descarada intervención en los países de la región (tales como) Irak, Yemen, Líbano y Siria".
Arabia Saudí convocó al embajador iraní por lo que describió como una reacción "hostil" a las ejecuciones de 47 personas acusadas de terrorismo entre las que se encontraba Al Nimr.
La ejecución de este líder del chiísmo ha sido duramente criticada, también por el ayatolá Ahmad Jatami, un importante clérigo iraní y miembro de la Asamblea de Expertos --encargada de designar al líder supremo--, quien ha advertido de las repercusiones tras su ejecución.
El portavoz de Exteriores, Hossein Jaber Ansari, también ha condenado con dureza la decisión de Riad de ejecutar a Al Nimr, así como el presidente del Parlamento iraní, Alí Lariyaní.
Como consecuencia, la Embajada saudí en Teherán y el consulado saudí en Mashhad --al noreste de Irán-- fueron objetivos de ataques por parte de manifestantes enfadados tras conocer las ejecuciones.