Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aprobado por consenso el documento contra el racismo

Los delegados presentes en la conferencia de la ONU sobre el racismo han adoptado este martes, por consenso, una declaración contra el racismo y la xenofobia. El documento ha sido aprobado tres días antes del fin de la conferencia, que será el próximo viernes.
El texto fue negociado durante toda la semana pasada con el fin de llegar a un texto de compromiso. Durante este proceso, los países islámicos cedieron en todas sus exigencias ante los occidentales y la delegación palestina aceptó eliminar un párrafo sobre la reciente ofensiva israelí contra Gaza.
El texto, ya firmado, incluye una referencia al Holocausto judío a manos de los nazis, además, por supuesto, un llamamiento a que nadie lo olvide.
Abandonan la Conferencia
La República Checa se ha sumado en la noche de este pasado lunes a los nueve países que han abandonado esta Conferencia sobre el Racismo y la Xenofobia. Lo hicieron en protesta por el discurso del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, en el que calificó a Israel de régimen racista. Esto provocó la indignación de Israel y de los países europeos, quienes abandonaron el encuentro alegando que podía convertirse en un foro antisemita.
El portavoz de la ONU para Derechos Humanos, Rupert Colville, ha declarado que, a su parecer, la conferencia se ha trasladado desde esta polémica participación. "Ayer se produjo claramente un episodio muy doloroso, pero tenemos que regresar a los temas", ha señalado.
Reacciones
Por un lado, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha acusado al presidente iraní de utilizar La conferencia como una plataforma para incitar a la división. Además de lamentar las polémicas palabras del presidente iraní.
Las reacciones de EEUU e Israel no se han hecho esperar. Washington la ha calificado de "miserable y odioso" y el presidente israelí, Simon Perez, ha comparado a Ahmadineyad con Hitler y Stalin por su obsesión con el pueblo judío.