Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aprobado en el Congreso el techo de gasto para 2010

La ministra de Economía en el CongresoCNN+
El pleno del Congreso ha aprobado definitivamente y sin sorpresas el techo de gasto de 182.439 millones de euros para el próximo año y los objetivos de estabilidad presupuestaria para el trienio 2010-2012, tras el rechazo que le impuso el Senado hace una semana.
Por segunda vez en el Congreso, el Gobierno ha conseguido nuevamente los apoyos del PSOE, de CC y de UPN, con la abstención de CiU, IU-ICV, BNG y Nafarroa Bai para sacar adelante el techo de gasto de 2010, a pesar de los votos en contra del PP, PNV, ERC y UPyD.
Así ha ocurrido en una sesión parlamentaria extraordinaria en la que no intervino en este debate la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, para defender este presupuesto y en la que muchos portavoces políticos reiteraron sus posiciones a favor y en contra desde el banquillo.
El FROB
El segundo punto del orden del día del Pleno hacía referencia a la aprobación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) presentado por el Ejecutivo. En este caso, el Gobierno contó con el apoyo del Partido Popular y la votación se ha saldado con 313 votos a favor y sólo 23 en contra.
De este modo, verá la luz el Frob con el objetivo, según ha explicado la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía de hacer "ágil" y "eficaz" al Banco de España para intervenir entidades financieras.
Además, a petición de ERC, se ha votado sobre si este texto debía ser tramitado como decreto ley o como proyecto de ley, tal y como pedía este grupo. Finalmente, 311 diputados votaron en contra de que se tramitase como proyecto de ley, por lo que se cierra la posibilidad de recibir enmiendas parlamentarias.