Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aprobada la ley de extranjería que permitirá a las ONG asumir la tutela de los menores

El Congreso ha aprobado, con el rechazo del Partido Popular, IU-ERC-ICV y UPD, la reforma de la ley de extranjería. El nuevo texto de la Ley de Extranjería "blindará" las competencias autonómicas, permitiendo el traspaso de la tutela de menores no acompañados a las comunidades autónomas y a las ONG. Por otro lado, también regulará la situación de las víctimas de trata sexual o de los malos tratos.
Además, a partir de la aprobación de la ley, los centros de internamiento de inmigrantes podrán retenerlos hasta un plazo máximo de sesenta días, en lugar de los 40 días actuales. Sin embargo, la portavoz socialista ha matizado que la ampliación del internamiento no implica que deban ser 60 días, sino que ello lo decidirá el juez.
Con la nueva ley de las Comunidades Autónomas, se podrán conceder permisos iniciales de trabajo y de residencia. También se podrán establecer relaciones con terceros países para la contratación y tramitación de visados. Por último, esto permitirá el cobro de tasas y sanciones administrativas.
Desacuerdo del PP
Por otra parte, el proyecto debe pasar ahora al Senado, por lo que el PP ha anunciado que reformará la ley en cuanto tenga ocasión de hacerlo. Sin embargo, de las 732 enmiendas presentadas por los grupos, sin contar con la devolución a la totalidad planteada en su momento por PP, PNV y ERC-IU-ICV, el Congreso ha aceptado casi 300.
El PP ha lamentado que el texto no prohíba las regularizaciones masivas, pues esta era una de las principales reclamaciones del Partido Popular. Además, el PP también ha acusado al Gobierno de no promocionar la integración del inmigrante, una persona a la que se reconocen derechos pero "no obligaciones".