Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Volando entre arrcifes

Hace algo más de un mes que volví de Egipto, y el último día, aunque no pudimos bucear con botellas para intentar respetar las veinticuatro horas que debemos permanecer eliminando nitrógeno de la sangre antes de coger un avión, fue uno de los días más especiales.

Al alba partimos hacia un impresionante arrecife para pasar la mañana y en el trayecto varios delfines aparecieron alrededor de nuestro barco: rápidos y brillantes, huidizos pero cercanos, de repente inundaron de vida y energía aquel momento.

De repente, el final del viaje estaba cerca. Y casi antes de parar el motor ya estaba con las aletas puestas.