Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aparente calma en Guinea Bissau tras el secuestro

Primer ministro de Guinea BissauReuters
Después de todo un día y su correspondiente noche marcados por la tensión, la situación en las calles de Bissau es de normalidad, según la agencia portuguesa de noticias Lusa. Los comercios han abierto (ayer permanecieron cerrados) y los transportes públicos funcionan como siempre.
Mientras, el presidente se ha reunido a lo largo de la mañana por separado con los representantes de las instituciones (Parlamento, Gobierno, Fiscalía General, Tribunal Supremo), los jefes militares y el cuerpo diplomático para analizar los acontecimientos "de forma fría y pormenorizada", según informan fuentes próximas al jefe del Estado. "El presidente quiere oír a los jefes militares para saber qué está pasando realmente", indican estas fuentes, que no pueden precisar quién asistirá en nombre del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas.
Un grupo de militares encabezado por el subjefe del Estado Mayor, el general António Indjai, asaltó ayer la oficina del primer ministro y secuestró al jefe del Ejecutivo, Carlos Gomes Júnior, tras lo cual se dirigió al cuartel general de las Fuerzas Armadas, donde detuvo al jefe del Estado Mayor, el almirante Zamora Induta. Los dos dirigentes continúan secuestrados y Indjai ha asumido unilateralmente la jefatura de las Fuerzas Armadas.
Poco después del secuestro de Carlos Gomes Júnior y de Zamora Induta, según la televisión pública portuguesa (RTP), otro grupo militar invadió la sede de Naciones Unidas en Bissau y se llevó consigo al anterior jefe de la Armada, el contraalmirante José Américo Bubo Na Tchuto, quien se encontraba refugiado en el edificio desde hacía 94 días tras protagonizar un anterior intento de golpe de Estado.
Se autoproclama "número uno"
Durante una rueda de prensa, el líder de la revuelta, el general António Indjai, se ha autoproclamado ayer "número uno" del Ejército después de ordenar la detención del almirante Zamora Induta. A su lado se encontraba Bubo Na Tchuto, quien confirmó que Zamora estaba detenido y garantizó que los dos secuestrados iban a responder ante los tribunales por "los males que hicieron contra sus propios camaradas", según informa el diario portugués 'Jornal de Notícias'.
Cerca de una hora después de la acción armada, Gomes Júnior ha sido reconducido a su oficina, donde se ha reunido con algunos miembros del Gobierno y del Ejército. Al parecer, los militares reclaman la renuncia de Gomes, pero éste se ha negado. Según informan fuentes locales a la agencia misionera de noticias MISNA, Gomes se encuentra retenido en su residencia privada de Bissau, rodeada por militares que impiden el acceso a ninguna persona que carezca de un permiso especial.
Quien sí pudo acceder y entrevistarse con él fue el presidente Malam Bacai Sanha. Ambos pertenecen al Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC), una formación que controla el poder desde que Guinea-Bissau obtuvo la independencia de Portugal, en 1974.
Respecto a los posibles motivos del golpe de Estado, el presidente Sanha considera que se debe a "discrepancias en el seno del Ejército que han afectado al Gobierno". Al respecto, MISNA ha recordado que en el Ejército guineano hay fuertes diferencias internas, puestas de relieve en el último golpe militar exitoso hasta la fecha, el de 2003, y en el asesinato, hace un año, del entonces jefe del Estado Mayor, Batista Tagme Na Waie.