Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) El FADE emite 1.000 millones para refinanciar deuda eléctrica

El Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico (FADE) ha realizado una emisión sindicada a cinco años valorada en 1.000 millones de euros destinada a refinanciar la deuda del sistema eléctrico, anunció el propio emisor en una nota para inversores.
La emisión se ha cerrado con un diferencial de 16 puntos básicos con respecto a los tipos de referencia del Tesoro y tiene como objetivo mejorar las condiciones de devolución de la deuda eléctrica generada tras sucesivos años de déficit de tarifa.
El bono tiene un cupón asociado del 0,625% y vence el 17 de marzo de 2022. El sindicato de bancos que ha participado en la operación ha estado formado por BBVA, Caixa, Credit Agricole y HSBC.
La emisión ha atraído órdenes de compra equivalentes a 1.900 millones de euros y ha sido la de menor diferencial sobre el Tesoro. La de mayo de 2015 se cerró con un 'spread' de 23 puntos, mientras que en 2014 se emitió a tres años y con un diferencial de 18 puntos.
El FADE indica que, en términos absolutos, el tipo de interés ha sido el más bajo para una emisión pública sindicada, y resalta lo diversificado de la demanda. España ha concentrado el 59% de la demanda, frente al 10% de Francia.
El 47% del volumen de la demanda procede de fondos de inversión, frente al 26% de bancos, el 15% de aseguradoras y fondos de pensiones, y el 12% de bancos centrales e instituciones oficiales.
La deuda eléctrica, que los consumidores de luz pagan a través del recibo, llegó a superar los 28.000 millones de euros. Para el ejercicio 2017, los peajes de electricidad recogen el pago de una anualidad de 2.852 millones de euros.
El FADE es un instrumento creado por el Gobierno en 2010 para la titulización en los mercados crediticios de la deuda eléctrica, que había sido financiada hasta ese momento en su mayor parte por las principales compañías eléctricas.
Según cálculos del FADE incluidos en su auditoría de 2015, el tipo de interés de la deuda eléctrica colocada en los mercados a través de este instrumento ascendía a cierre de aquel ejercicio a una media del 4,53%.
Este tipo interés se situó 2,4 décimas por debajo del 4,77% registrado en 2014 y un punto por debajo del 5,56% de 2013. De los 24.189 millones de euros de deuda eléctrica cedidos al fondo, había 19.832 millones pendientes de cobro a finales de 2015.
La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) calcula que la deuda pendiente del sistema eléctrico se situaba en 25.056 millones de euros a cierre de 2015, frente a los 26.946 millones un año antes.
El FADE ha titulizado cerca del 80% de la deuda eléctrica, a un coste medio más elevado que el resto de las fórmulas de financiación ensayadas. La opción más barata fue la utilizada para el déficit de 2005, en la que el tipo de interés apenas ascendió al 0,089%.
Después de catorce años consecutivos de generación de déficit, el año 2014 fue el primer ejercicio en el que se registró un superávit en el sistema eléctrico, por importe de 550 millones de euros, al que se sumó otro por casi 470 millones en 2015.
Para el ejercicio 2016, el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital espera que se genere otro excedente por valor de 110 millones de euros, de modo que el sistema habrá sumado en tres años un superávit por importe de 1.130 millones.