Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alerta por lluvia, viento y nieve en 34 provincias

Un total de 34 provincias, Ceuta y las Islas Canarias están en alerta por lluvias que podrán acumular hasta 80 litros en doce horas, por vientos máximos de 170 kilómetros por hora, por capas de nieve de una altura máxima de quince centímetros o por temperaturas mínimas de diez grados centígrados bajo cero, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).
La nieve llega a la Capital
La Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior ha activado los avisos por nieve en el norte peninsular y en la Comunidad de Madrid, donde se podrían alcanzar los dos centímetros de espesor en la zona sur y metropolitana.
Para el martes y el miércoles, la situación continuará siendo inestable pero las precipitaciones serán de menor intensidad, pudiendo ser de nieve en la mitad septentrional en cotas que irán descendiendo paulatinamente. Del mismo modo, las temperaturas sufrirán un significativo descenso, especialmente el miércoles 1 de diciembre.
Extremar precauciones
Por ello, Protección Civil recomienda a los ciudadanos extremar las precauciones ante los riesgos derivados de la nieve y que adopten las oportunas medidas de autoprotección.
Así, en el caso de los viajes en carretera, se aconseja tener especial cuidado con las placas de hielo, mantener la distancia de seguridad con el vehículo precedente, informarse de la situación meteorológica y el estado de las carreteras, revisar el vehículo y atender a las recomendaciones de la Dirección General de Tráfico (DGT).
Además, se recomienda revisar los neumáticos, anticongelante y frenos, llenar el depósito de la gasolina y llevar cadenas, vestir con ropa de abrigo y contar con un teléfono móvil con una batería de recambio y/o cargador de automóvil, entre otros consejos.
En caso de lluvia o niebla, es imprescindible encender el alumbrado de cruce y el específico de niebla, circular a velocidad moderada y no detenerse en zonas donde pueda discurrir gran cantidad de agua. Por ello, es preferible circular por carreteras principales y autopistas.
En campo abierto, hay que alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, evitando atravesar vados inundados, y dirigirse a los puntos más altos de la zona.
Ante los vientos, conviene asegurar puertas, ventanas y todos aquellos objetos que puedan caer a la vía pública y alejarse de cornisas, árboles, muros o edificaciones en construcción o grúas que puedan desprenderse. En carretera, hay que extremar las precauciones, especialmente en la salida de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en carreteras de doble sentido.
En zonas marítimas, hay que procurar alejarse de la playa y de otros lugares bajos que puedan resultar afectados por las mareas y oleajes que suelen generarse ante la intensidad de los fuertes vientos.