Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania gana Eurovisión, pero España actúa dos veces

'Algo pequeñito', la canción interpretada por Daniel Diges, recibió 68 puntos tras ser la segunda de las 25 interpretaciones que desde las 21.00 horas (hora española) llenaron de música y color el estadio Televor Arena de Oslo (Noruega). España logró así mejorar el penúltimo puesto que consiguió la española Soraya en la edición del año pasado con la canción 'La noche es para mí', que recibió 23 puntos tras ser la última de las 25 interpretaciones del pabellón Olimpiski de Moscú. Cabe destacar la brillante actuación del representante español, apoyado por un impecable cuerpo de baile.
Este año, el Micrófono de Cristal, el máximo galardón del concurso de la canción, recayó en el que a priori era el favorito, Alemania, que, hasta la fecha, sólo había ganado en 1982. La 55 edición de Eurovisión estuvo marcada por la aparición de un espontáneo durante la actuación del representante español, que permaneció escasos segundos en el escenario hasta que fue reducido por el personal de seguridad del festival.
El espontáneo fue identificado como el catalán Jaume Marquet Cuna, conocido como Jimmy Jump y famoso por aparecer en otros acontecimientos europeos, hasta ahora siempre relacionados con el mundo del deporte. Jimmy Jump subió al escenario y bailó alrededor de Diges y sus acompañantes: una corista, una muñeca de trapo, una bailarina, un soldadito de plomo y un arlequín, hasta que le sacaron de la escena. Este hecho ha demostrado un fallo de seguridad por parte de Noruega, país organizador del Festival.
Esta circunstancia obligó a Diges a subir de nuevo al escenario tras la actuación de los 25 participantes e interpretar una vez más su 'Algo pequeñito' sin ningún tipo de altercado. El festival estuvo también marcado por algunas ausencias motivadas por la crisis económica mundial, como la Hungría, la República Checa o Andorra, que dejó a España sin los diez puntos habituales que le suele dar. Sin embargo, volvió a contar con la participación de Georgia, que no pudo asistir a Moscú al ser descalificada por violar los términos de la participación con una canción política.
Alemania, favorita desde el principio.
Azerbaiyán, Dinamarca y Alemania partían como favoritas, aunque el dominio de Alemania fue absoluto desde que comenzaron las puntuaciones. Este año, se mantuvo el sistema mixto ideado el año pasado en el que el voto se computa a medias entre el jurado y el público. A pesar de ello, como cada año, han primado más los lazos políticos, sociales y culturales antes que la calidad musical, lo que provoca que los países voten por afinidad y no por calidad musical.
El festival, que arrancó con el solgan 'Share the moment' (comparte el momento), comenzó con la actuación del vencedor del año pasado, Alexander Rybak y cerró con la interpretación de la representante alemana.