Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Los Albertos' se libraron de la condena penal, pero deberán pagar una indemnización

Los AlbertosCNN+
El Juzgado de Primera Instancia número 3 de Madrid ha condenado a Alberto Cortina y Alberto Alcocer, conocidos como 'los Albertos', a abonar con indemnizaciones que suman un importe de 10,8 millones de euros a los socios minoritarios afectados por la estafa del llamado 'caso Urbanor'.
La sentencia, de 23 páginas, estima en parte la demanda formulada por José Luis San Martín Abad y cincuenta demandantes más, y declara la responsabilidad civil de 'los Albertos', a los que condena a abonar la indemnización de forma solidaria.
La resolución, contra la que cabe recurso en el plazo de cinco días, tiene su origen en la sentencia del Tribunal Supremo que daba vía libre a los accionistas minoritarios de Urbanor para exigir el pago de las indemnizaciones por la vía civil.
Absueltos pese a ser culpables
El Tribunal Constitucional dictó en febrero del pasado año una polémica sentencia por la que revocó la condena de tres años y cuatro meses de cárcel contra 'los Albertos' a los que habían sido condenados por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo. Se les condenó por un delito de estafa y falsedad en documento mercantil en la venta de los terrenos donde actualmente se sitúan la Torres KIO.
Sin embargo, el Constitucional estimó que el delito estaba prescrito cuando el juez inició las diligencias penales contra 'los Albertos', plazo que en ese momento había rebasado en más de diez meses los cinco años que pueden transcurrir como máximo desde la comisión de este tipo de delito, según establece el Código Penal.
El Supremo consideró que los Albertos engañaron a sus socios al negociar la venta del conjunto de Urbanor, propietaria de los terrenos donde se construyeron las Torres KIO, en Madrid. En concreto, se hizo llegar a los socios minoritarios de Urbanor una suscripción preferente sobre los solares de las torres KIO aun precio de 150.000 pesetas m2 cuando en realidad los Albertos habían pactado con los vendedores un precio de 231.000 pesetas m2.