Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El avión de Air France no se desintegró en pleno vuelo

Bouillard, reponsable de la investigaciónReuters
El análisis realizado por la Oficina de Investigaciones y Análisis francesa a los restos del avión de Air France que se precipitó al Atlántico el pasado 1 de junio, cuando cubría la ruta Río de Janeiro-París con 228 pasajeros a bordo, indica que "no se destruyó en pleno vuelo". Al parecer, "chocó con la superficie del agua en línea de vuelo con una fuerte aceleración vertical". El análisis de los mensajes también indica que hay una "incoherencia en la velocidad medida" por los sensores, aunque estos sensores, llamados 'pitots' son "un elemento pero no es la causa" del accidente del avión.
Todo esto es lo que ha explicado el responsable de la investigación, Alain Bouillard. Ahora la investigación continúa y se "seguirán buscando las cajas negras del aparato hasta el próximo 10 de julio". Bouillard ha recordado, en este sentido, que las balizas emiten durante 30 días pero que se prolongará su búsqueda diez días más para intentar encontrarlas.
A partir del 14 de julio, arrancará una segunda fase de búsqueda "con otros medios y siguiendo otros métodos". La búsqueda submarina aún en curso se centra en una zona de 70 kilómetros pero hasta ahora ha sido "infructuosa". Y es que la investigación sobre el AF 447 es "difícil" y ninguna hipótesis sobre las causas del drama parece dibujarse con claridad, según Bouillard.
51 cuerpos y 600 restos
En cuanto a las tareas de búsqueda, el informe indica que de momento se han recuperado 51 cuerpos, todos ellos trasladados a Brasil y más de 600 restos del aparato, en concreto 640 que proceden de diferentes zonas del avión, desde la punta hasta la parte trasera. Entre ellos hay partes de la estructura, la cola, un resto de motor, del interior de la cabina, puertas del baño, del portaequipajes y trozos de asientos, entre otros.
Bouillard ha informado igualmente de que no se han hallado chalecos salvavidas hinchados, lo que puede ser un indicador de que los pasajeros no estaban preparados para un amerizaje.