Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Air France condenada a indemnizar a la familia de cuatro víctimas del vuelo 447

La sentencia responde a la demanda presentada por daños morales por los padres y abuelos de Luciana Clarkson Seba, de 31 años de edad, que viajaba acompañada de su marido, Pablo Valle, de 33 años, y de sus suegros, María de Fátima Valle y Francisco Eudes Mezquita, según informa el diario 'Folha'.
Los abuelos de la joven recibirán una indemnización de 102.000 reales (45.614 euros) cada uno, mientras que sus padres obtendrán 510.000 reales (228.074 euros) por persona. Además, la madre tendrá también una pensión mensual de 5.000 reales (2.237 euros) que se le ingresará con carácter retroactivo y hasta que cumpla 70 años, ya que dependía económicamente de su hija.
En la sentencia, el magistrado Alberto Republicano de Macedo, considera probada la relación de causalidad entre el fallecimiento de Clarkson a causa del accidente y el perjuicio moral ocasionado a la familia, así como entre la caída del avión y la falta de diligencia de la compañía al no "poseer aeronaves que operen en condiciones normales, pero que también sean capaces de soportar eventualidades".
"El evento en sí podría ser considerado como imprevisible, pero el accidente nunca podría considerarse inevitable", reza el fallo, subrayando así la responsabilidad de la aerolínea en lo que se refiere a la prevención del suceso.
El 31 de mayo de 2009 el Airbus 330 que viajaba desde Río de Janeiro a París se precipitó al Atlántico, cerca del archipiélago de Fernando de Noronha, con 228 personas a bordo, entre pasajeros y tripulación, que fallecieron.
Todavía se desconocen las causas del accidente, aunque las pesquisas realizadas hasta el momento apuntan a un fallo en los sensores de velocidad. El Gobierno francés ya ha anunciado que el próximo año comenzará la cuarta etapa de la búsqueda de las cajas negras y los restos del aparato.